líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Digital Marketing

Las pantallas táctiles también son aptas para "zarpazos y lengüetazos"

Un loro usando un iPad o una rana con un móvil Android son algunos de los intentos para saber si los animales pueden jugar con una pantalla táctil. Hasta el momento parece que es posible y spiegel.de ha recogido algunos de los ejemplos más simpáticos de animales en acción.

Desde hace años se investiga con monos, cerdos o perros y mandos de consolas  que, a cambio de premios golosos, aprenden a resolver tareas, los monos mejor que los perros. En la red hay numerosos ejemplos. YouTube también tiene algunos de animales menos sofisticados como un gato que se divierte con una pantalla. El gato Iggy ya es un fenómeno por su habilidad con la pantalla táctil. Tanto que un desarrollador ha aprovechado la oportunidad para crear aplicaciones sólo para gatos.

Los juegos están pensados para permitir la interacción entre especies o animales de la misma especie, por ejemplo gato con gato. La diferencia entre juego real y virtual, sin finalidad y conceptualmente similar al juego real, no está tan clara. Es difícil saber si un perro subido en un monopatín está jugando o sólo está confuso. Y más difícil es saber si podrá convertirse en un adicto al juego como las personas.

En el caso de los reptiles la frontera entre el juego y la realidad desaparece, un lagarto y una rana toro seguramente tocan la pantalla para atrapar hormigas por hambre o reflejo. Aunque al final, cuando nos sentamos frente a lo consola también es para generar endorfinas y dopamina.

Las personas normalmente tampoco entienden lo que hay detrás de un iPhone. De la misma manera, lo animales reaccionan a estímulos con el aliciente del premio. Estos son algunos de los ejemplos que podemos encontrar en la web.

Campaña solidaria de ING a favor de UNICEFAnteriorSigueinteLa publicidad de Google Chrome va contra las propias directivas de Google

Noticias recomendadas