Digital

El lado oscuro de los deepfakes

Las plataformas de citas online, un escenario perfecto para los deepfakes

Las estafas que revolotean alrededor de las plataformas digitales de búsqueda de pareja, en riesgo de ser multiplicadas por el asombroso y aterrador avance de los deepfakes.

deepfakes

Las aplicaciones para transformar los rostros de las personas gracias a la inestimable ayuda de la inteligencia artificial, son vistas por la mayoría como meras fuentes de entretenimiento que proveen de chascarrillos a aquellos que disfrutan creando imágenes disparatadas.

Sin embargo, todo avance tecnológico va de la mano de sus luces y sus sombras, y los llamados deepfakes no son una excepción. Esta técnica, que utiliza la IA para crear vídeos de personas aparentemente reales que hacen o dicen cosas ficticias, puede llegar a ser utilizada por los individuos y organizaciones con malas intenciones que se esconden bajo el difuso universo digital.

Hace unos días, Facebook anunció su objetivo de lidiar contra los cada vez más populares deepfakes y su colaboración con organizaciones e instituciones como Microsoft, la Asociación de la IA, el MIT, la universidad de Oxford, Berkeley o la universidad de Maryland, entre otras, para construir el Deepfake Detection Challenge (DFDC) y mejorar la detección de este contenido falso que puede tener llegar a tener nefastas consecuencias.

El hecho de que, además, Facebook anunciara su intención de introducir su servicio de citas en Estados Unidos, da que pensar. Y es que, como recuerda Adweek, las plataformas de búsqueda de pareja son el foco de estafadores que ahora pueden ver perfeccionada su técnica para engatusar a los que se encuentran al otro lado de la pantalla.

Estas aplicaciones permiten a los usuarios conocer gente que, probablemente, de otro modo no sería posible. Sin embargo, las historias sobre engaños en la red no han parado de ser noticia desde el nacimiento de internet y se han visto intensificadas por la oportunidad que les ofrece el "online dating" a los farsantes.

Tal vez se acuerden de la serie de televisión Catfish, que narraba sorprendentes historias de personas que descubrían atónitas cómo el amor de su vida era un completo fraude. Al catfishing hay que añadirle los imparables bots, capaces de generar millones de perfiles falsos cada vez más difíciles de reconocer.

Tras estas dos amenazas digitales, llegan ahora los deepfakes, una técnica aún mas compleja y escurridiza, que mejora de manera exponencial el realismo y perfecciona el engaño hasta límites insospechados. De esta manera y en menos de lo que esperamos, no sería extraño que una persona mantuviera una conversación real con otra completamente falsa a través de un vídeo extremadamente realista.

Aunque de momento haya que esperar para ver la evolución de esta oscura parte de la IA, las compañías como Facebook no se pueden permitir dormirse en los laureles, y proyectos como Deepfake Detection Challenge (DFDC) se tornan vitales para avanzar en la detección de estas farsas al mismo ritmo que lo hacen los estafadores profesionales.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir