Digital

Las tecnológicas se unen contra Europa: los menores podrían tenerlo muy difícil en internet

union fuerzaEn diciembre la Unión Europea llegó a un acuerdo para aprobar a lo largo de 2016 una nueva legislación europea de protección de datos mucho más restrictiva que la actual y que podría afectar directamente a numerosos gigantes digitales, especialmente a aquellos que cuentan con un gran número de afiliados menores entre sus filas.

La nueva normativa propone que sea ilegal acceder a información personal de menores de 16 años sin el permiso explícito de sus progenitores y subir de 13 a 16 años la edad mínima para utilizar servicios de internet, lo que complicaría bastante que los adolescentes europeos tuviesen fácilmente perfiles en plataformas como Facebook, Instagram, Snapchat o Twitter, por citar algunas de las más populares entre los internautas más jóvenes.

Los gigantes tecnológicos no han tardado en responder y ya se han unido para ejercer como fuerza 'lobby' e influir en la redacción final de esta normativa que lleva fraguándose desde 2012 con enmiendas de última hora, recoge Financial Times.

The ICT Coalition for Children Online es la coalición que, con miembros de la talla de Google, Facebook o Twitter e incluso la española Telefónica, intentará paliar los esfuerzos de Bruselas. "Esta es una prohibición [que requerirá] que millones de niños y adolescentes deban obtener el permiso de sus padres para usar servicios de internet. Eso incluye cuentas de correo electrónico, plataformas de redes sociales o la descarga de aplicaciones", dijo un ejecutivo de uno de los grupos tecnológicos afectados.

La asociación defiende que no existen suficientes argumentos como para elevar la edad mínima de uso de servicios digitales de 13 a 16 años y que esto solo servirá para promover que estos jóvenes mientan en la edad. No hay duda de que una normativa así podría hacer mucho daño a numerosas empresas, especialmente a algunas de las digitales cuyo crecimiento ha dependiendo primordialmente de este grupo demográfico, como Snapchat.

Pero en realidad todas las empresas europeas –desde un supermercado hasta un de telecomunicaciones- estarán sometidas a la nueva normativa sobre Protección de Datos, y si no cumplen la regulación sobre privacidad podrían enfrentarse a sanciones de hasta el 4% de su facturación global. El objetivo de Bruselas es unificar la legislación que tienen los diferentes países de la Unión Europa en esta materia.

La aprobación final de esta nueva regulación podría cambiar el modus operandi de todas las tecnológicas y algunas podrían seguir los pasos de YouTube, que el año pasado lanzó su versión de la plataforma solo para el público infantil, aunque tampoco ha estado exenta de polémica.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir