Digital

Las TIs, elemento clave para romper la barrera entre negocio y tecnología

jose_olalla_mk_directoCon motivo de la celebración de la próxima celebración del Programa Superior en Innovación en Economía Digital por parte del ICEMD, desde MarketingDirecto.com hemos entrevistado a José Olalla, chief information officer-digital banking de BBVA para conocer de primera mano cómo se relacionan la tecnología y el mundo empresarial. Olalla es profesor de este mismo programa superior, que tiene por objetivo ayudar a los gestores empresariales a fomentar la capacidad de innovación en sus organizaciones.

1. Como chief information officer de BBVA ¿Qué papel juega la tecnología en la empresa? ¿Cómo contribuye esta a la consecución de los planes de BBVA?

El papel que la tecnología juega en la empresa ha evolucionado radicalmente en los últimos años, especialmente en el sector servicios. Y para mí el principal cambio es que ahora la tecnología forma parte integral de la experiencia de cliente. Antes era algo que ayudaba a los procesos internos de la empresa pero la experiencia de cliente la constituían la marca, los productos, la publicidad, los empleados… Los clientes no eran conscientes de la tecnología que había por detrás. Por tanto, una mayor o menor evolución tecnológica no suponía un elemento de diferenciación entre empresas competidoras.

Esto ya no es así. Los clientes se relacionan más y más con las empresas a través de internet y sobre todo el móvil (las apps), que está siendo la auténtica revolución de los negocios. La tecnología de las empresas está en manos de los clientes, que la ven y la usan a diario, y se ha convertido por tanto en palanca de diferenciación.

En BBVA la tecnología es un pilar esencial de la estrategia. Desde 2007 hemos venido trabajando para dotarnos de plataformas tecnológicas adecuadas y necesarias para el futuro digital y en este momento consideramos a la tecnología una ventaja competitiva.

2. La figura del CIO es fundamental para cualquier empresa que utiliza y trabaja con la tecnología pero ¿está realmente reconocida su labor? ¿Se preocupan realmente las empresas tanto dentro como fuera de nuestras fronteras en invertir en tecnología?

La figura del CIO también ha cambiado mucho. En los orígenes (cuando el término CIO ni siquiera se había acuñado) su foco era que los sistemas funcionasen cada día, y por tanto reacio a los cambios; una especie de “guardián del calabozo”. Cuando garantizar el día a día no era ya suficiente sino que era necesario evolucionar los sistemas para dar respuesta a las necesidades de los negocios, pasó a ser un “gestor de la demanda” o “controlador del presupuesto” (estoy caricaturizándolo un poco para que se entienda mejor). Y en la actualidad el papel del CIO está más próximo al ‘arquitecto de la estrategia’, al ‘motor del cambio’. Las fronteras entre tecnología y negocio se difuminan.

Lógicamente no todas las empresas y no todos los CIOs están en el mismo estadio de evolución. En mi opinión el reconocimiento del CIO y su papel en la organización está directamente relacionado con la consideración que de la tecnología tiene la empresa, consideración ésta que a su vez está directamente relacionada con la inversión que se realiza en ella.

Desde este punto de vista, y aunque generalizar siempre supone renunciar a matices, diría que hay mayor reconocimiento en empresas, y sectores, cuyo ‘producto/servicio’ está más próximo a la ‘información’. En este sentido, y dejando a un lado las empresas puramente ‘digitales’, me atrevería a decir que es probablemente en el sector financiero donde los CIOs gozan de mayor prestigio y reconocimiento.

3. ¿Cuáles cree que son las principales tendencias en relación a las tecnologías de la información en nuestro país? ¿Y a nivel global?

Tanto en nuestro país como a nivel global las empresas se enfrentan a una situación con las tecnologías de la información que plantea un doble reto. Por un lado, garantizar el funcionamiento y fiabilidad, así como la evolución, de los sistemas e infraestructuras tradicionales. Y por otro ser capaces de desarrollar soluciones de negocio cada vez más rápido y con mayor flexibilidad.

Por tanto las organizaciones se encuentran ante el reto de disponer de una IT de dos velocidades, que incluso en algún caso se ha dado en llamar ‘IT bimodal’ , en la que coexistan una IT centrada en ‘estabilidad, fiabilidad y procesos rígidos’ con otra basada en ‘rapidez, flexibilidad e innovación’.

Ante este desafío es posible plantear distintas aproximaciones. Por un lado, aquellas que apuesten por la separación más radical de ambas realidades (incluyendo personas, procesos y herramientas) con el riesgo de generación de nuevos silos y su consiguiente complejidad. Y por otro, aquellas que se decanten por una lectura más práctica, tratando de sacar el máximo partido a las inversiones realizadas, al conocimiento existente y planteando una aproximación evolutiva a la nueva realidad.

Independientemente de la aproximación por la que finalmente se opte, es sin duda capital huir de cualquier complejidad que pudiera ralentizar lo que debiera ser ágil, mermar la confianza en lo que debiera ser seguro o perder la visibilidad de lo que debiera estar totalmente controlado, dando al traste simplemente con el intento de respuesta al desafío.

4. En su opinión, ¿cuál es el futuro que pronostica a corto y largo plazo para las tecnologías de la información?

Siempre es arriesgado realizar predicciones y mucho más en un mundo como el de las tecnologías de la información, sometidas a cambios de velocidad vertiginosa, donde además hay especialistas (gurús) que periódicamente inundan la prensa especializada con su visión de lo que nos deparará el futuro.

En mi opinión, en las empresas las TIs cada vez jugarán un papel más relevante, poco a poco se irán rompiendo las tradicionales fronteras entre ‘negocio’ y ‘tecnología’, y en particular en aquellas empresas y sectores cuyo producto/servicio esté más ligado a la información las figuras del CIO y el CMO (Chief Marketing Officer) acabarán convergiendo.

La tecnología, por otro lado, se acercará cada vez más al cliente final formando parte integral de la experiencia. Los consumidores demandarán y exigirán experiencias más accesibles y convenientes (movilidad, dispositivos, wearables,…), más personalizadas y relevantes para ellos (sensores, Big Data, cloud computing,…) y basadas en una relación más transparente (comparadores, redes sociales,…).

5. Es profesor de un Programa Superior sobre innovación en la Economía Digital que tiene por objetivo ayudar a los gestores empresariales a fomentar la capacidad de innovación en sus organizaciones ¿Cómo calificaría el nivel de innovación de las empresas españolas?

Me gustaría terminar la entrevista respondiendo a esta pregunta en un tono razonablemente optimista pero sin perder de vista la realidad. Creo que el español es, por naturaleza, creativo y emprendedor. Y prueba de ello es, más allá de las grandes empresas, el tejido empresarial formado por dos millones en números redondos de pequeñas empresas, tras las cuales hay emprendedores que ponen su patrimonio y esfuerzo para la consecución de su idea de negocio. Son muchos los ejemplos de empresas españoles eminentemente innovadoras que se podrían poner y, si prefiero no mencionar ninguna, es por no ser injusto con el resto.

Pero para que una sociedad pueda considerarse realmente innovadora tiene que funcionar bien engranado y engrasado el triángulo empresa-administración-universidad. Un ejemplo de esto es Finlandia. Y en este sentido creo que en España todavía hay mucho recorrido tanto en los esfuerzos que a innovación dedica la administración como, sobre todo, en disponer de unos planes educativos que fomenten decididamente el espíritu emprendedor e innovador de los jóvenes (desde una edad temprana) y que adapte lo que se aprende en las aulas (y especialmente en las universidades) a lo que la sociedad y las empresas demandan.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir