líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LAS VENTAS ONLINE SE DUPLICAN PESE A LA MÍNIMA INCORPORACIÓN DE CLIENTES

El comercio electrónico en España ha ganado pocos adeptos durante el último año, aunque los compradores de hoy dejan mucho más dinero en la Red que en 2000, según el estudio sobre ventas en Internet al consumidor de la Asociación española de Comercio Electrónico (AECE).

En 2001 la facturación de las tiendas online en España subió un 157% (hasta 525,12 millones de euros), a pesar de que el número de clientes sólo avanzó en 130.000 (de 970.000 a 1.100.000, o lo que es lo mismo, el 13,8% de los internautas). Esto significa que quien compra en Internet, repite y, además, con una cesta de la compra significativamente más cara.

Sin embargo, la aceptación e incorporación al nuevo canal es lenta, incluso por parte de las empresas. Únicamente el 6,5% de las compañías españolas vende online y a medida que Internet madura, se palpa un mayor escepticismo. Este año sólo el 26% de quienes aún no usaban Internet como canal de venta declaraban tener intenciones de hacerlo en un futuro, mientras que el año pasado un 47% de las empresas planeaban adentrarse en la venta online en los siguientes doce meses.

El volumen de negocio incluso ha superado las expectativas de AECE para 2001 -459,31 millones de euros-, pese al lento avance del número de compradores. Los productos estrella en la Red siguen siendo la música (28,4%), los libros (26,5%), los «contenidos para adultos» (26,3%), el software (18,8%), los artículos de electrónica (18%) y las reservas de viajes (17,8%). En cuanto al servicio, la inmensa mayoría ha quedado siempre o casi siempre satisfecho con el artículo adquirido (93,4%). Un 79,9% de los clientes de la Red también considera satisfactoria la entrega de pedidos.

El estudio revela que la comodidad es el factor clave a la hora de comprar en este medio para el 46,1% de los clientes, seguido del precio (19,2%), mientras que la falta de información (27,4%) y la ausencia de ventajas (26%) son los motivos alegados por aquellos que se decantan por las compras offline.

Por otro lado se ha rebajado al 19,6% el nivel de desconfianza en el sistema de pago. Sin embargo es el segundo motivo (con un porcentaje del 23,2%) esgrimido por las empresas para no utilizar aún Internet como canal de venta. Así, el pago con tarjeta de crédito está siendo reemplazado en algunos casos por otros como el contra reembolso, tal vez para vencer este temor al fraude.

Del mínimo porcentaje de empresas españolas que vende online (sólo un 6,5%), más de la mitad (el 54,2%) lo hace para ampliar su mercado. Un dato revelador es que sólo un 32,9% del total de empresas encuestadas en este estudio dispone de web.

El trabajo de campo fue realizado por la consultora Eyeglue.net entre enero y febrero de 2002. Durante esos meses se entrevistó a 4.200 empresas, 4.200 individuos particulares mayores de 14 años y 537 compradores online.

 

EL BOOM DEL SMS TOCA A SU FINAnteriorSigueinteEURO RSCG Y JWT COMPARTEN LA CUENTA MUNDIAL DE RECKITT BENCKISER

Noticias recomendadas