líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LAS WEBS PIDEN UN FRENO A LOS POP-UPS INTRUSIVOS

Un tribunal de la ciudad de Alexandria, en el estado norteamericano de Virginia, ha puesto la primera piedra para detener los pop-ups no autorizados que produce la empresa de distribución online de publicidad Gator en los sitios web de los demandantes, entre ellos los del Washington Post y el New York Times. El juez federal Claude Hilton ha aceptado de forma preliminar la demanda interpuesta por un grupo de diez grandes empresas de comunicación para detener lo que ellos consideran una «conducta parasitaria».

Gator tiene unos 22 millones de usuarios y alrededor de 400 anunciantes, para los cuales produce pop-ups que aparecen, entre otras, en las webs de los demandantes cuando son visitadas por sus usuarios registrados. Éstos se quejan de que las ventanas «intrusas» ocultan sus propios pop-ups de pago y entran en competencia desleal con ellos. Gator capta a los usuarios registrados ofreciendo un software gratuito para rellenar formularios y recordar contraseñas y a cambio les envía publicidad de sus anunciantes mientras navegan. El juicio, para el que aún no se ha fijado fecha, dilucidará si la compañía californiana puede seguir o no con su actividad.

 

NACE EL PRIMER FORO DE MARKETING INFANTILAnteriorSigueinteEL GRUPO PENTASOFT AMPLÍA SUS SERVICIOS WEB

Noticias recomendadas