Digital

¿Limpiaría (mugrientas) letrinas a cambio de Wi-Fi gratis?

¿Limpiaría (mugrientas) letrinas a cambio de Wi-Fi gratis?A menudo, hambrientos de Wi-Fi gratis, nos conectamos a las redes públicas de acceso a internet sin tomarnos la molestia de leer sus términos y condiciones de uso.

Que habiendo Wi-Fi gratis de por medio somos extraordinariamente perezosos a la hora de leer las condiciones de uso de las empresas que prestan este tipo de servicios ha quedado demostrado a la perfección con una “broma” (bastante malintencionada) del proveedor británico Purple.

Esta empresa tuvo la ocurrencia de incluir en las condiciones de uso de los usuarios que accedían a sus redes Wi-Fi una cláusula que les comprometía a realizar 1.000 horas de trabajos comunitarios.

La cláusula de la discordia, que aceptaron (sin ton ni son y por no leer la letra pequeña) nada más y nada menos que 22.000 personas, incluía retirar heces de animales en parques públicos, abrazar a perros y gatos callejeros, desatascar desagües, limpiar retretes portátiles en festivales y eventos locales, despegar chicles del suelo y pintar conchas de caracoles, entre otras (delirantes) labores.

La singular “broma” de Purple se prolongó durante dos semanas y tan sólo un usuario se percató de la extravagante cláusula.

Purple ya ha aclarado, de todos modos, que no obligará a los usuarios a cumplir las condiciones de uso que aceptaron sin leer. Con esta singular acción la compañía aspira únicamente a llamar la atención sobre la nueva ley de protección de datos que entrará en vigor en la Unión Europea en 2018.

Según esta nueva norma, las empresas deberán lograr el “consentimiento inequívoco” del usuario antes de hacer uso de sus datos personales y comportamentales con fines marketeros.

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir