líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las tecnológicas se atreven con las finanzas

Los bancos españoles empiezan a temblar por la llegada de Facebook al sector financiero

Redacción

Escrito por Redacción

Preocupa a las entidades bancarias y financieras de toda la vida. También en España, donde el Banco de España y la Asociación Española de Banca (AEB) ya han advertido de los peligros que acecharían a la estabilidad económica.

facebook bancos

Parece que a Facebook se le ha quedado pequeño el sector tecnológico. Está claro que lejos queda en el tiempo la residencia de Harvard donde Mark Zuckerberg, junto a unos amigos, creó una plataforma que le convertiría en millonario. Facebook ya no es una red social al uso, los de Menlo Park se han convertido en un gigante empresarial que ahora busca nuevos retos.

Y ese rumbo parece enfocarse en el sector financiero. No son los únicos: Google, Amazon y Apple quieren abarcar mucho más que lo que fue el germen de su actividad y puede que este sea también otro de sus objetivos.

La decisión de Facebook -uno de los grandes actores de la economía en el ámbito digital-preocupa, y mucho, a las entidades bancarias y financieras de toda la vida. También en España, donde el Banco de España y la Asociación Española de Banca (AEB) ya han advertido de los peligros que acecharían a la estabilidad económica si Facebook entra en una ecuación en la que -se presupone- no tiene cabida.

El foco está puesto en la compañía incluso, como recoge El Mundo, existe una necesidad de actuación supervisora «adecuada» a las circunstancias. Existe una clara intranquilidad por no saber cómo afectara la irrupción de Facebook en el sector, tanto para las entidades bancarias y financieras como para los consumidores.

Fue en marzo cuando The New York Times daba la exclusiva de que Facebook se estaba preparando para poner en circulación su propia criptomoneda, bautizada como Libra. De hecho, según el medio, a finales de este año o principios de 2020 los usuarios ya podrían tenerla en su poder.

Libra tendrá, en principio, dos funciones claras y definidas: transacciones entre particulares y pagos. Aunque se espera que más adelante puedan ofrecer más servicios financieros a los usuarios.

Las reacciones no se hicieron esperar. Los informes publicados la primera semana de julio por Moody’s y S&P Global advertían que este lanzamiento puede acelerar la cuota de mercado de los pagos electrónicos sobre el efectivo y los cheques. También se presupone que la infraestructura de los pagos se acelerará, en palabras de los analistas.

Esa misma semana, las autoridades financieras estadounidenses pidieron, a través de una carta, la paralización de la criptodivisa por los riesgos que conlleva para la seguridad nacional. La idea era poder evaluar los riesgos derivados de la ausencia de protección regulatoria de estas divisas virtuales, antes de que se pongan en ‘circulación’.

La Unión Europea investiga comportamientos anticompetitivos

A finales de agosto se sumó la Unión Europea a la ola de peticiones a Facebook. La Comisión Europea estaría investigando «potenciales comportamientos anticompetitivos» y la posibilidad de que el sistema propuesto excluya a posibles competidores. La intranquilidad iría enfocada a las posibles restricciones a la competencia en el terreno de la información que se intercambiaría y el uso de los datos que se recolecten.

La semana pasada fue Francia y ahora es el Banco de España y la AEB los que quieren pararle los pies al gigante tecnológico. La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ha advertido este miércoles durante el II Foro de Banca El sector bancario ante el reto de la digitalización de los «riesgos sistémicos que puede acarrear la actuación de las bigtech como intermediarios financieros, como tuvimos la desgracia de comprobar con el estallido de la crisis financiera».

Por su parte, el presidente de la AEB, Jose María Roldán, expresó en un comunicado que «es necesaria una mayor claridad de las autoridades europeas en el proceso de apertura a la competencia del sector bancario, de modo que cuando los nuevos operadores tecnológicos se adentren en la actividad financiera lo hagan con las mismas reglas de juego y el mismo nivel de exigencia que en la actualidad se requiere a los bancos».

Esto quiere decir que para las entidades financieras españolas es necesario que los nuevos jugadores procedentes del sector tecnológico, que se adentran en la actividad financiera, lo hagan con las mismas reglas de juego y el mismo nivel de exigencia que se requiere a los bancos.

«No dejamos de insistir en que debemos guiarnos por el principio de ‘a igual actividad e iguales riesgos, igual regulación y supervisión'», manifiesta Roldán. «A pesar de la sensatez de esta reclamación, poco o nada se está avanzado en este terreno. Seguimos sujetos a una competencia, si no desleal, sí desigual, pues no hay reciprocidad de obligaciones y derechos, como ocurre -insisto- en la cuestión del acceso a los datos de los clientes».

 

 

Este simpático monstruo de IKEA le anima a reutilizar viejos mueblesAnteriorSigueinteLa política, un berenjenal en el que las marcas deben meterse sólo a veces

Contenido patrocinado