Digital

LOS CONSUMIDORES SE COMPORTAN DE MANERA CONTRADICTORIA CON RESPECTO A LA PRIVACIDAD ONLINE

El comportamiento de los consumidores no es claro. Por un lado no tienen reparo en enviar todo tipo de información personal a páginas Web publicadas, y por otro no dejan de demandar privacidad online. Así lo aseguran los expertos que participaron en la Conferencia sobre Tecnología de Warthon, según el diario Financiero Chile.

Es cierto que la situación evoluciona. Hace dos años, nadie podía creer que los consumidores tolerarían que revisaran sus correos electrónicos para enviarles publicidad basándose en los contenidos de sus mensajes. Hoy el Gmail de Google cuenta con decenas de millones de usuarios y en él se siguen introduciendo nuevas características. A pesar de ello, la desconfianza inicial mostrada por los consumidores subraya el espinoso problema de la privacidad en la red.

Las empresas, por su parte, insisten en que protegerán la privacidad, pero no siempre es fácil. Aún así, la regulación por parte del gobierno preocupa a la mayoría de usuarios, y a algunos incluso les parece peor el abuso potencial del Estado que el de las corporaciones, lo que evidencia que el debate sobre la privacidad online está abierto.

Las empresas recopilan gran cantidad de información sobre los visitantes de sus páginas Web y sobre el modo en que sus clientes navegan por la red. Unos datos hacía los que los diferentes niveles de gobierno han mostrado gran interés. Por ejemplo, el pasado mes de marzo Google llegaba a dos acuerdos con el gobierno estadounidense por dos casos relacionados con la rivacidad. En el primero el juez dictaminó que la empresa debía proporcionar a la Federal Trade Commission (FTC) todos los contenidos de las cuentas Gmail de sus clientes, incluyendo los mensajes borrados. En el segundo, aunque se rechazó la demanda del gobierno para acceder a las palabras clave empleadas por los clientes en sus búsquedas, el juez decidió que la empresa tenía que dar al Departamento de Justicia 50.000 direcciones web de su base de datos, para la elaboración de un estudio sobre pornografía infantil online.

Wendy Seltzer, profesora visitante de Brooklyn School of Law, abordó la cuestión de la sensación de falta de garantía que los usuarios de Internet experimentan al no existir normas federales claras. “Si no hay leyes fuertes que nos protejan, todo lo que tenemos es la palabra de la empresa, y la publicidad y los hechos no siempre van de la mano”, señalaba.

Muchas empresas, en especial las pioneras en la red, están intentando desempeñar el papel de guardianas de la información de sus clientes. “Intentamos ser muy explícitos sobre los datos que recopilamos y sobre cómo los almacenamos, y hacemos que los clientes conozcan los beneficios de ello”, explicaba Bradley Horowitz, director de desarrollo de tecnologías del grupo de investigación y mercados de Yahoo. “Hacemos que sepan que si nos dejan enviarles anuncios, accederán a contenidos más relevantes”, añadía. Pero incluso las empresas más cuidadosas a veces fallan.

Según Declan McCullagh, encargado de los temas de privacidad online para CNET News.com, la mayoría de las quejas por problemas de privacidad en la red no proceden de los consumidores, sino de “fundamentalistas de la privacidad y políticos que siempre están intentando que sus nombres salgan en los periódicos”. Él sostiene que los consumidores aceptan las garantías existentes siempre y cuando crean que están consiguiendo mejores precios o programación a cambio de desvelar detalles personales.

Además, es menos probable que los consumidores intenten distorsionar su identidad mintiendo sobre sus datos al registrarse en una página Web si creen que sus detalles serán utilizados en su propio favor, explicaba Steve Johnson, director ejecutivo de Choicestream. Además, en muchos casos mentir no sirve de nada, según Ravi Aron, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton. Las empresas que examinan el comportamiento de los usuarios al navegar por la red pueden crear perfiles por grupos de edad basándose en las páginas que visitan y en los servicios que utilizan.

Brodnitz, de Accenture, aseguraba que “hace años que la gente proporciona información personal sobre sus créditos para conseguir mejores condiciones en sus préstamos. Darán información a cambio de una mayor calidad o de un mejor servicio”. Brodnitz también sugería que las empresas se preocupan demasiado por el posible lado negativo de la protección de la privacidad. Por ejemplo, les preocupa que la mayoría de los clientes rechacen recibir publicidad basada en su información personal, pero aunque “todo el mundo quiere una póliza de privacidad, nadie se molesta en leerla”.

Pero la protección de la privacidad no es únicamente un obstáculo para ganar dinero. Según Brodnitz, también supone oportunidades. Las empresas que ya ocupan posiciones de confianza, podrían presentarse a sí mismas como protectores de la información privada. Los consumidores podrían autorizarles a emitir juicios sobre cuándo y hasta qué punto debería revelarse su información privada. Pero este tipo de negocios posiblemente no llegue a existir a menos que las leyes federales clarifiquen la multitud de leyes de protección a la privacidad vigentes en Estados Unidos. En todo caso, la gran cantidad de leyes actuales puede entorpecer y encarecer los negocios, afirmaba Seltzer de Brooklyn Law School.

En el ámbito federal, las empresas deben enfrentarse a una variedad de leyes que protegen la privacidad en diferentes ámbitos. Por ejemplo, la información sobre temas sanitarios está altamente regulada por la Health Insurance Portability and Accountability Act, la financiera goza de alguna protección, y la FTC puede perseguir prácticas comerciales engañosas. Pero sin una legislación federal, los casos individuales básicamente se reducirán a meros contratos. Poseer el perfil online de una persona y la capacidad de la empresa para utilizarlo, depende del consentimiento que haya dado cuando se registró en las páginas web.

La protección online que se brinda en Estados Unidos, a pesar de lo rudimentaria que pueda parecer a veces, está a años luz de la ofrecida en otras partes del mundo, en especial en mercados en desarrollo como la India.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir