Digital

Los españoles 'tiran' al año más de mil millones de euros por no comparar en ADSL

ahorroEn los últimos años y debido a la crisis económica que atravesamos, cada vez son más las empresas y particulares que buscan nuevas vías de ahorro para poder llegar a fin de mes en las mejores condiciones posibles.

A pesar de que esta tendencia de ahorro se está imponiendo cada vez más en prácticamente todos los aspectos de nuestra vida, los españoles aún seguimos “tirando” el dinero en algo tan básico y extendido como es el ADSL.

Un estudio realizado por Comparaiso señala que los españoles malgastan al año hasta 1.261 millones de euros por no comparar entre las diferentes ofertas de proveedores de banda ancha. Según este informe, si los españoles comparasen las diferentes ofertas podrían aprovecharse de un ahorro anual de hasta 139 euros.

Actualmente en España encontramos más de nueve millones de líneas de banda ancha residenciales sin contar las de las empresas. De todas estas, un 52% llevan con el mismo proveedor desde hace tres o incluso más años y, uno de cada diez, no ha querido cambiar durante más de diez años.

Estos datos contrastan con los recogidos en otros países de nuestro entorno donde es mucho más frecuente cambiar de proveedor de banda ancha buscando un mejor precio y calidad de servicio.

“A pesar de la variedad de proveedores de ADSL que hay en España, la mayor parte de la población sigue con el mismo un año tras otro, aunque algo tan sencillo como comparar y cambiar de proveedor le supondrá un mejor servicio por un menor precio”, afirma Alicia Navas, Directora de Comparaiso. “Nuestro estudio demuestra que los consumidores que recientemente han cambiado están más satisfechos con su nuevo operador de banda ancha y, además, pagan menos que aquellos que siguen con el mismo. La fidelidad no está recompensada en este sector, y por ello son los consumidores los que tienen que tomar cartas en el asunto”.

Pero, si con algo tan sencillo como comparar precios los españoles conseguirían ahorrar notablemente ¿por qué no lo hacen? Una de las principales razones por la que los consumidores no cambian de compañía es porque piensan que este proceso les supondrá una gran cantidad de tiempo.

De los 2.000 consumidores que han participado en este estudio, un 30% de estos considera que es necesario dedicar más de 24 horas a investigar las distintas ofertas y paquetes, algo muy alejado de la realidad.

Alicia Navas explica que “cuando preguntamos a los consumidores por qué no habían cambiado recientemente, uno de cada diez respondió que creían que el esfuerzo no valía la pena. Otros estaban preocupados porque un nuevo proveedor les costara más (14%), mientras que un último grupo simplemente no había considerado nunca un posible cambio para ahorrar dinero. Las webs que llevan a cabo comparaciones se encargan de la parte más complicada del proceso, ofreciendo a los usuarios toda la información que necesitan para comparar las distintas ofertas y cambiar de proveedor con las mínimas molestias. En una situación como la actual, es un momento idóneo para cambiar a un nuevo operador de banda ancha, y cualquier persona que esté interesada en saber cómo hacerlo, sólo tiene que seguir los siguientes pasos”.

Además de estos datos el estudio ofrece una serie de consejos para que los clientes se planteen la posibilidad de cambiar su proveedor de ADSL:

– Hay que comparar la última factura de ADSL con los actuales precios del mercado. Si se superan los 40 euros mensuales, es probable que se esté pagando más de lo necesario. Actualmente, las ofertas más baratas de ADSL con llamadas se sitúan en unos 35 euros al mes para siempre, con IVA y línea.

– Atención a los costes escondidos ya que en las compañías a veces no muestran en su publicidad el precio total.

– Algunos usuarios creen que una conexión a internet sin teléfono fijo debe ser más barata que otra con teléfono. Pero algunos de los paquetes más económicos son los que incluyen internet, fijo e incluso una línea de móvil básica. Es decir, un paquete más completo puede ser más barato que otro más sencillo.

– Si ya se tiene una línea de ADSL en casa y se cambia de compañía, el alta es gratis con la mayoría de operadores. Sin embargo, la situación cambia cuando hay que instalar una nueva línea de teléfono en casa. Hay operadores que cobran por ello más de 60 euros y, en cambio, con otros es totalmente gratis.

– Hay que aprovechar las diferentes promociones ofertadas por las diferentes compañías.

– Para no pagar más hay que ser realista y contratar únicamente lo que realmente necesitamos.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir