líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Bautizados como Perennials

Los Perennials, mayores de 55 años, afirman que echarían de menos internet si no existiera

Este grupo de la sociedad generan cada vez más interés para las empresas. También llama la atención por su adaptación a los cambios que ha sufrido el mercado de forma tan rápida. Y es que, durante los últimos 10 años, han podido comprobar con sus propios ojos cómo el universo digital ha invadido su vidas, logrando adaptarse a un mundo distinto y nuevo para ellos.

mayores

La baja natalidad, debido a la crisis y la falta de oportunidades para los más jóvenes, se está traduciendo en una población mundial cada vez más envejecida. Lo cierto es que tener hijos se torna complicado cuando la estabilidad laboral no llega a tocar la puerta de los millennials y de las generaciones X y Z. De hecho, esta es una de las cuestiones que dicen preocupar más a los políticos ya que, según un informe de las Naciones Unidas, en 2050 habrá más personas mayores de 60 años que jóvenes de entre 10 y 24 años.

Esto quiere decir que los llamados Perennials (mayores de 55 años), por su gran volumen, generan cada vez más interés para las empresas. También llama la atención por su adaptación a los cambios que ha sufrido el mercado de forma tan rápida. Y es que, durante los últimos 10 años han podido comprobar con sus propios ojos cómo el universo digital ha invadido su vidas, logrando adaptarse a un mundo distinto y nuevo para ellos.

Ipsos ha realizado un análisis para intentar determinar el nivel de digitalización de este target. «Desde Ipsos llevamos ya varios años estudiando en profundidad a este colectivo, y recogiendo información de carácter tanto cualitativo como cuantitativo sobre los cambios más importantes en sus actitudes y valores. En esta ocasión, además, hemos querido ir un poco más allá y registrar su comportamiento a la hora de utilizar las apps de sus móviles», ha señalado Marta Escuin, responsable de desarrollo de negocio de Ipsos.

Por un lado, el uso de internet por parte de los perennials ha aumentado de manera significativa, casi igualándose al uso que hacen los jóvenes. Los jóvenes entre 18 y 24 años que afirman que internet forma parte de su vida y que lo echarían de menos si no existiera corresponden a un 89% de la población, mientras que los perennials que se suman a esta afirmación suponen ya un 84% del total de la población mundial.

De hecho, en 2019, 6 de cada 10 perennials declaraba haber accedido a internet el día anterior, de los cuales un 65% posee un smartphone personal del que hacen uso una media de dos horas al día, frente a la generación Z que pasa de media casi dos horas y cuarto al día. Respecto al uso de aplicaciones: comunicación, redes sociales, retail y finanzas son las más utilizadas con un 91,7%, 86.1%, 63,9% y 61,1%, respectivamente. El smartphone se coloca como la herramienta de comunicación más elegida.

En cuanto al uso de las redes sociales, aunque triunfan entre los más jóvenes, la inclusión de estas apps entre los perennials es bastante elevada (86,1%) llegando incluso a superar el uso  que le dan los integrantes de la Generación X a los canales sociales. El calado de aplicaciones de comunicación o redes sociales presenta una diferencia mínima entre las generaciones, mientras que otros sectores como los de la moda o la alimentación sí que dejan latentes las diferencias generacionales.

Unos hábitos de consumo basados en la ética

La gran diferencia entre las generaciones más jóvenes y los perennials es que estos últimos hacen un uso de las apps que está determinado por sus hábitos, creencias y valores. Este aspecto se refleja claramente en las apps. Si bien los mayores de 55 años utilizan en un 19,4% apps de reservas de viaje como Booking o Lastminute, rechazan aquellas con modelos colaborativos como por ejemplo Airbnb por su impacto social.

También ocurre con las apps de transporte ya que son usuarios de apps informativas de horarios, reserva de taxis y alquiler de coches por horas, pero rechazan modalidades de carsharing como Blablacar porque les preocupa la seguridad. En la misma línea, rechazan Uber y Cabify por su impacto al taxi regulado.

En cuanto a las apps de restaurantes o comida a domicilio, además de ser un modelo que choca con los hábitos alimentarios de los perennials, quienes prefieren o comer en restaurantes o preparar una comida casera en casa, están altamente concienciados con las condiciones laborales de los repartidores. En definitiva, la población mayor de 55 años utiliza en menor medida el smartphone, pero sí se declara como una generación digital en la que el uso corresponde en gran medida a sus hábitos y valores.

 

Isabela Pérez Nivela, nueva vicepresidenta legal de Coca-Cola para EuropaAnteriorSigueinteLa auditoría de eventos, un valor en alza para la Industria Publicitaria

Noticias recomendadas