Digital

Los planes económicos de Trump que prometen "asfixiar" a las tecnológicas

wall-streetLa victoria política de Donald Trump ha generado la preocupación de buena parte de la sociedad no solo norteamericana, sino mundial.

Y es que, las polémicas políticas que el millonario quiere implantar a nivel inmigratorio, con la expulsión de hasta 3 millones de "legales" del país, la prohibición de la entrada a los musulmanes o la construcción del muro en la frontera con México; la negación del cambio climático o la eliminación (ahora parece parcial) del Obama Care auguran numerosas consecuencias sociales.

Sin embargo, no parecen estar igual de preocupados en otros sectores, los financieros. A juzgar por la bienvenida a la presidencia que la Bolsa mundial dio a Trump, parece que la confianza en el gobierno económico es una realidad.

Desde luego, si las promesas en este terreno se cumplen, la alegría está justificada pues podrán disfrutar de una regulación más suave, la bajada de impuestos o mayor gasto, por ejemplo, en infraestructuras.

Aunque, eso sí, según los expertos, reducir los impuestos y aumentar el gasto supondrá un aumento de la deuda federal del país de 7.200 millones de dólares y los cambios que promete Trump no parecen beneficiar a todas las compañías por igual.

El político republicano comenzó hace tiempo una encarnizada guerra contra las compañías tecnológicas como Apple o Amazon y, parece que serán dos de las más perjudicadas por el nuevo gobierno.

La compañía de Bezos se vería perjudicada, sobre todo, en cuanto a impuestos y acuerdos comerciales pues, Trump se la tiene jurada a Amazon y así lo reflejó en las sugerencias al inexacto pago de impuestos de la empresa de e-commerce.

Por su parte, Apple podría notar las consecuencias en términos de producción ante la posible imposición de un arancel del 45% a las importaciones chinas o un impuesto del 35% a las empresas que externalicen su producción. De esta manera, los productos de Apple, fabricados en China, podrían sufrir un notable aumento de sus precios.

Por su parte, el gigante chino de e-commerce, Alibaba tiene sus ojos puestos en Estados Unidos como mercado estratégico para su implantación definitiva en el mundo occidental y cuyo futuro dependerá de la siempre volátil voluntad de Trump.

La balanza se inclinará en positivo para los sectores más tradicionales como el del acero, la banca, el petróleo, las eléctricas o el carbón para quienes las políticas del nuevo presidente, que al fin y al cabo, proviene de este mundo, les auguran cierta estabilidad tras una larga temporada pendiendo de un hilo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir