Digital

Los wearables no logran conquistar al consumidor y preocupan a Tim Cook

wearablesEl Apple Watch, el reloj inteligente que irrumpió en la primera fase de los "wearables" (dispositivos que se llevan como un accesorio más) no está teniendo el éxito esperado.

Las ventas empezaron disparadas; sólo en la reserva previa a la venta ya había más de 500.000 solicitudes. En la primera semana de ventas se vendieron 1,5 millones de Apple Watch. Estos datos confirman que fue un éxito, de hecho, fue el producto de Apple que mejor se comportó en su primera semana de lanzamiento en cuanto a ventas. Y a pesar de todas estas cifras, en Apple están preocupados.

Según un estudio de mercado llevado a cabo por la empresa Slice Intelligence, Apple vendía 200.000 smartwatches al día durante la primera semana. La cifra ahora ha descendido hasta apenas 20.000 al día, un descenso muy importante. Además, el 66% de los que ha colocado en el mercado son de la versión Sports, la línea más barata dentro de los muchos modelos disponibles.

Apple no ha conseguido conquistar a un público que en principio maneja muy bien y que, además, es fiel hasta el límite de soportar colas eternas y dormir en la calle para adquirir el último producto de la marca. Tim Cook, sucesor del fallecido Steve Jobs, está especialmente nervioso ya que este es el primer lanzamiento de un nuevo producto desde que falleciera el fundador de Apple.

Una de las posibles razones de este problema de ventas es que este tipo de aparatos no cubre ninguna necesidad del usuario, porque básicamente las funciones son las mismas que las de cualquier teléfono móvil de última generación cuyos usuarios suelen llevar encima siempre. Otra prueba de ello es el fracaso del Android Wear, el reloj inteligente con sistema operativo Android que ha puesto en el mercado Google; sólo se han vendido 720.000 smartwatches con sistema en un año. Esto quiere decir que se han vendido más Apple Watch en tres días que Android Wear en todo el año 2014.

Pero el verdadero batacazo de este tipo de dispositivos ha sido el de las Google Glass. Las famosas gafas, que se pusieron a la venta en abril de 2013 en Estados Unidos, se dejaron de fabricar y de vender el pasado 19 de enero después de unos resultados de ventas muy negativos. Los expertos apuntan a que apenas se han vendido entre 200.000 y 250.000 unidades del dispositivo, aunque la compañía no ha querido dar cifras oficiales.

Parece ser que las únicas que se salvan de esta catástrofe de ventas y acogida entre el público son las pulseras inteligentes, que han logrado cierta aceptación en el mercado (teniendo en cuenta las ventas de las numerosas compañías que los fabrican).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir