Digital

Marketeros, para no arruinar (también) la realidad virtual, hagan de estas 5 pautas su Biblia

Alabanza 300Todo apunta a que el 2016 será el año de la realidad virtual y, aunque todavía hay algún escéptico, basta ver las fuertes apuestas que grandes empresas como Facebook, Samsung o medios como The New York Times han hecho por esta tecnología.

Aunque el potencial de la realidad virtual es enorme, es necesario establecer ciertos estándares que garanticen una experiencia de usuario de calidad que convenza a los consumidores.

Esta experiencia se basa en varios factores que son los que determinarán la interacción del usuario. Se trata de la combinación de hardware, software, interfaz de usuario y contenido, y estará condicionada por variables como los objetivos de la audiencia, las características de la navegación o la duración de las sesiones.

Aunque todos estos detalles todavía están por dilucidarse, lo que es indudable es que la publicidad formará parte imprescindible de la realidad virtual. Sin embargo, las inversiones no se producirán hasta que los marketeros vean una clara forma de monetización y la introducción de la publicidad será progresiva.

De hecho, el propio Mark Zuckerberg ha asegurado que la realidad virtual necesitará entre 50 y 100 millones de usuarios antes de que "comience a ser un negocio interesante".

Pero la introducción de la publicidad, como ya ha ocurrido en otras plataformas, puede conllevar a un detrimento de la experiencia de usuario por ser irruptiva, molesta y de escaso interés para la audiencia.

Si las marcas y medios saturan la realidad virtual con sus promociones arruinarán, una vez más, la experiencia de usuario y las consecuencias se traducen en la aparición de ad blockers y otros softwares de bloqueo, algo nefasto para la supervivencia de la industria.

Por lo tanto, marketeros, si no quieren arruinar también la prometedora realidad virtual, aquí están los 5 pasos que se deben seguir para proteger, en la medida de lo posible, la experiencia de usuario:

1. Publicidad predecible
A los consumidores no les gustan las sorpresas, y menos aún cuando vienen en forma de publicidad. Debe hacerles saber cuándo van a encontrarse con un anuncio u optar por la publicidad nativa, menos irruptiva y considerada aceptable por los usuarios en su mayoría.

2. No excederse en la venta de inventario
Intentar introducir publicidad en cada rincón de la realidad virtual es un tremendo error. La tentación es sin dud, enorme para los marketeros, sobre todo a medida que vaya aumentando la base de adeptos a esta tecnología. Sin embargo, resistirse a ello es la manera más inteligente de mantener el negocio publicitario a largo plazo.

3. Priorice el funcionamiento
Si la rapidez era no solo una demanda del usuario en otras plataformas sino una necesidad, lo es todavía más en la realidad virtual. Los anuncios no deben, en ningún caso, reducir la velocidad de descarga así que no se obsesione con la interactividad, la ultra alta definición o los vídeos 360 grados. Recuerde, el usuario va primero.

4. La privacidad del usuario es clave
Los consumidores son cada vez más desconfiados en lo que a su privacidad en el ámbito digital se refiere. Y es que, dadas las prácticas de dudosa ética por parte de algunas compañías, los usuarios son cada vez más conscientes y cautos a la hora de ceder su información personal.

Por lo tanto, los marketeros deben ir con pies de plomo en este terreno y no perder la oportunidad de recolección de datos que ofrece la realidad virtual. Sin embargo, para poder sacar el máximo beneficio deben establecer y fortalecer unos estándares para la protección de la privacidad que satisfagan a los usuarios.

5. Ofrezca opciones
Una de las quejas más frecuentes de los usuarios es el hecho de no poder elegir si se les muestra o no publicidad o qué tipo de publicidad quieren ver. Ofrecerles cierto grado de elección en cuanto a la publicidad puede rebajar la hostilidad y frustración.

Pruebe métodos como el de las pausas publicitarias del vídeo en streaming en el que se dan a elegir varias opciones de publicidad según las preferencias del espectador o considere introducir una suscripción sin publicidad.

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir