líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los medios de comunicación se levantan en armas contra Brave, el "ladrón" de contenidos

cabreoSi a lo largo de los últimos meses la ira de los medios de comunicación digitales iba en aumento por culpa del incremento de usuarios de los ad blockers, ahora parece que ha emergido un nuevo enemigo para complicarles más las cosas.

O al menos eso creen ellos y es esto lo que ha motivado a medios como The New York Times, The Washington Post o The Wall Street Journal a publicar una carta en la que acusan a Brave de robar su contenido para sacar un beneficio personal a su costa.

Se trata de un nuevo software que llega al panorama digital para revolucionarlo una vez más gracias a su nuevo modelo de negocio en el que, a simple vista, todos ganan.

Según la propia compañía y su CEO Brendan Eich, este browser cumple las funciones tanto de bloqueador como de anunciante. Puede que suene contradictorio pero vayamos por partes.

Brave, que está siendo ya testado de manera pública, basa su actividad en la indexación de los contenidos de los medios pero bloqueando la publicidad que insertan para suplir estos huecos con sus propios contenidos publicitarios. Así, los medios acusan a la compañía de «violar la ley reemplazando el contenido de nuestros clientes por su propia publicidad», reza la carta.

Sin embargo, los ingresos generados por estos nuevos y propios anuncios de Brave serían repartidos de manera que el 55% se dirija a los medios cuyas páginas los hayan generado.

De esta manera, el software promete una mayor velocidad de descarga así como mejores garantías de seguridad y privacidad para los usuarios al eliminar la publicidad de los medios. Sin embargo, también se elimina a su vez la posibilidad de registrar el tráfico web, algo que perjudica mucho a los medios.

«Las declaraciones públicas demuestran claramente sus planes de dañar y explotar el contenido de todos los editores en la web para vender su propia publicidad», aseguran en la carta.

Por su parte, Brave se defiende de las acusaciones a través de un comunicado a ComputerWorld, asegurando que son «la solución, no el enemigo»y es que, están recapturando esos ingresos perdidos por el ad blocking de los usuarios insertando sus propios anuncios en los espacios en blanco.

Además, también asegura que es libre de hacer lo que quiera con las páginas que indexa su browser y es que no se trata de una republicación en sentido estricto sino más bien de mostrar el contenido de acuerdo a sus propias normas pues, Brave no es más que otra plataforma de contenidos con limitaciones particulares.

Lo que no está muy claro es en qué beneficia a los usuarios al seguir viendo publicidad donde previamente habían bloqueado otra. Ante este panorama, lo cierto es que Brave necesita de a los medios para llevar adelante sus planes aunque éstos no parecen dispuestos a ponerle las cosas nada fáciles.

 

TV y redes sociales, una pareja de ensueño que añade vitaminas (por un tubo) a las marcasAnteriorSigueinteT2O media, patrocinador del Digital Congrezz en Futurizz

Noticias recomendadas