líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El metaverso, un

Digital MarketingEl futuro del metaverso es mera especulación

Todo el mundo habla sobre el metaverso, pero nadie conoce su futuro

El metaverso, un "hype" encapotado por la densa neblina de la incertidumbre

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El metaverso es una mera entelequia y todo lo que se habla (por los codos) sobre su propio futuro está anclado en las aguas pantanosas de la especulación.

Sobre el metaverso se habla por los codos, pero aún es pronto para aventurar con exactitud lo que este concepto traerá bajo el bajo el brazo.

Aunque es una mera entelequia, el metaverso es pródigo en ideas más o menos concretas sobre su propio futuro (de naturaleza especulativa).

En el futuro, y con la inestimable ayuda del metaverso, podremos configurar nuestro menú personalizado antes de visitar un restaurante. Podremos elegir un menú con un número específico de calorías y si elegimos meternos entre pecho y espalada marisco, el restaurante en el que incursionemos desprenderá un delicioso aroma a este alimento. Así imagina los futuros banquetes en restaurantes Ken Moore, chief innovation officer de Mastercard, que participó el pasado sábado en la conferencia DLD en Múnich.

Desde Mark Zuckerberg decidiera el año pasado rebautizar su empresa como Meta, el metaverso está en boca de todos. Gracias a una atinada amalgama de software y hardware podremos disfrutar de internet de una manera asombrosamente auténtica y genuina (casi como si la red de redes se confundiera con el mundo real).

Aunque Zuckerberg y otros CEOs de grandes empresas como Microsoft insisten en que el metaverso no estará dominado única y exclusivamente por una compañía, lo cierto es que a muchos les carcome ya la zozobra por un eventual monopolio en este ámbito de actividad.

Resulta asimismo controvertida la forma que tomará en el futuro el metaverso. En la conferencia DLD Mark Rolston, cofundador de Argodesign, cree que el metaverso propiciará que los ordenadores se fusionen con el entorno natural del ser humano. «No se trata de crear un nuevo universo en el área de la informática sino de integrar los ordenadores en el mundo real de una manera diferente», explicó. Y ello implica una radical cambio de paradigma. Si hasta ahora era el ser humano el que se adaptaba a las condiciones tecnológicas de los ordenadores y otros dispositivos tecnológicos, en el futuro serán estos los que se adapten a la cotidianeidad de las personas.

Ordenadores integrados sin fisuras en el mundo real gracias al metaverso

El metaverso será eventualmente posible gracias al progreso efectuado en áreas como el procesamiento de datos, la tecnología enfocada a los microprocesadores y los sensores. A la pujanza del metaverso contribuirán asimismo el cambio los hábitos de nueva hornada nacidos del vientre de la pandemia, que ha dado fuelle a las ofertas de naturaleza digital. Sin embargo, no todos están convencidos del despegue en el plano económico de este concepto. Es el caso del economista Andrew McAfee, que dura seriamente de la viabilidad económica del metaverso.

Aun así, y aun cuando la economía no estará a bote pronto de su parte, McAfee advierte que las preocupaciones en torno a la privacidad y la protección de datos no frenarán en modo alguno al metaverso.

Si bien los expertos no se ponen de acuerdo en torno a la manera en que cristalizará exactamente el metaverso en el futuro, todos convienen en señalar que este concepto abrirá la espita de toda una miríada de progresos de naturaleza tecnológica en vista de las ingentes cantidades de dinero que las empresas están invirtiendo en esta tecnología. Al desarrollo del metaverso contribuirán asimismo los avances efectuados en otras tecnologías aledañas y directamente emparentadas con este concepto como la inteligencia artificial y el «blockchain».

Está claro que el metaverso está abocado a la ebullición en los años venideros, pero ¿qué rol tendrá Europa en su desarrollo? Markus Haas, responsable de Teléfonica en Alemania, ya advirtió el pasado viernes en la conferencia DLD que el viejo continente no podía permitirse el lujo de que otros levantaran los cimientos del metaverso. En la construcción de la red de redes de nueva generación hay, al fin y al cabo, mucho dinero (y mucho poder) en juego.

 

Visa se alía con Keres, el primer club femenino de eSports en EuropaAnteriorSigueinteConsumidor y papel: Qué opinan del buzoneo

Contenido patrocinado