Digital

Miles de húngaros alzan la voz en la calle contra el controvertido impuesto de internet

manifestaciones en HungríaLas calles están que arden en Hungría. El parlamento de este país ha iniciado esta semana el debate sobre un paquete de nuevos impuestos en el que se incluye una polémica tasa que grava el uso de internet.

Esta controvertida tasa ha sido criticada duramente no sólo por la oposición del ejecutivo húngaro sino también por los ciudadanos, que ayer se volvieron a manifestar en todo el país contra la ley.

Si la ley sale finalmente adelante –la votación definitiva está prevista para el próximo 18 de noviembre–, los húngaros deberán pagar 0,50 euros por cada gigabyte navegado en internet.

Los socialdemócratas y los ecologistas húngaros no han dudado en tachar de “inaceptable” el impuesto de internet de la discordia, puesto que consideran que no hace sino contribuir al alfabetismo digital del país.

Por otra parte, miles de ciudadanos húngaros se manifestaban ayer en Hungría contra un impuesto que creen que es el “símbolo de gobierno autocrático”.

Balazs Gulyas, uno de los organizadores de la movilización ciudadana contra la tasa de internet, que ha nacido en Facebook y otras redes sociales, considera que dicha tasa torpedea “el derecho a ser informados” de los ciudadanos.

Prueba de la indignación de los húngaros es que sólo en Budapest se han reunido durante las últimas horas entre 20.000 y 30.00 manifestantes para levantar la voz contra el nuevo impuesto.

El proyecto para poner en marcha este impuesto parte del gobierno conservador del primer ministro húngaro Viktor Orban y de su partido Fidesz, que prevén ingresar en las arcas públicas 60 millones de euros por año gracias a la nueva tasa.

Tras la primera y multitudinaria protesta contra el impuesto, que el congregó el pasado domingo en Budapest a 10.000 personas, el gobierno turno precisó que la tasa tendría un tope mensual de 2,2 euros para los particulares y de 16 euros para las empresas.

Aun así, a los húngaros este impuesto se les antoja no sólo caro sino también manifiestamente injusto. Y cuentan además con el apoyo de la Comisión Europea. "La comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, cree que esa tasa es ir en la mala dirección, no solo porque afecta al acceso a los usuarios sino porque Hungría está por debajo de la media en crecimiento digital y esto no ayuda para impulsar su economía", apunta un portavoz de la Comisión Europea.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir