Digital

De las keywords a la inteligencia artificial

La misión histórica de Google no cambia, pero sí (y mucho) sus enrevesados algoritmos

"Organizar la información del mundo y hacer que esta sea universalmente accesible y útil". Con este objetivo nacía en 1998 Google. La misión de la compañía no ha cambiado en todos estos años, pero sí lo ha hecho la forma en la que lo está realizando.

En la actualidad si no estamos en internet no existimos. Literalmente. Razón por la que el Search Engine Optimization (SEO) se ha convertido en uno de nuestros mejores aliados a la hora de posicionarnos en la red de redes, pero también, en uno de los grandes quebraderos de cabeza.

En 2007 el 61% de los hogares contaba con acceso a internet y un 10% aún dependía del acceso telefónico para conectarse. Algo lejano a la era Wi-Fi de streaming en la que ahora estamos inmersos,

A principios de los años 2000 las personas decían que no tenían acceso a internet porque no lo necesitaban. Una respuesta que a día de hoy resulta ridícula cuando el 89% de los adultos estadounidenses se conecta con frecuencia a internet (99% entre los jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 34 años).

Durante los primeros años del auge de internet (pasado el 2007) los algoritmos de Google eran menos sofisticados que los actuales por lo que era más fácil influir y escalar en los resultados de búsqueda.

Bastaba con la construcción de enlaces y generación de contenidos con un enfoque en el que se primaba la a cantidad sobre la calidad. Un mecanismo basado en técnicas como la selección de las palabras clave más relevantes o backlinks principalmente.

Resulta paradójico que, mientras Google buscaba formas cada vez más inteligibles de cumplir con su misión, los marketeros ponían sus esfuerzos en el desarrollo de prácticas con las que conseguir escalar posiciones en la clasificación de resultados de Google.

Hecho que motivó el desarrollo por parte de Google de una avalancha de actualizaciones y hacer frente a estas prácticas de clasificación. Lo mejor de todo es que el gigante de las búsquedas intentó suavizar este movimiento denominando a estas actualizaciones con nombres de animales como Panda (2011) o Penguin (2012).

Damos un salto hasta el año 2015. Fecha en la que Google estaba a punto de cumplir con su misión con el lanzamiento del sistema de inteligencia artificial RankBrain. Ya no sólo se trabaja sobre datos, sino que ahora se suma a estos la intencionalidad de las búsquedas y las reacciones ante las respuestas.

Ahora las claves para un buen posicionamiento en Google pasan por apostar por contenido genuino, útil y que se comparte en los medios sociales. Ya no basta con las keywords y los backlinks. Ha llegado el momento de conocer, entender y comprender a sus clientes y sus problemas y ofrecerles una solución.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir