Digital

"Mobile first", la nueva divisa de Google

Durante su intervención en el evento GSM Mobile World Congress en Barcelona, el presidente y director general de Google, Eric Schmidt, anunció el fin de la era del ordenador y el advenimiento de la era del ordenador móvil: “El ordenador sucedió a los mainframes y ahora a este le sucederá el ordenador móvil. Por eso, a partir de ahora el principio de Google es Mobile first. Nuestros programadores trabajan con prioridad para el móvil. Nuestros mejores programadores quieren sobre todo trabajar en móvil porque el teléfono tiene algo que no tiene el escritorio” afirmó Schmidt en Barcelona.

Schmidt destacó la velocidad a la que se está desarrollando el mercado de los smartphones, cuya difusión aumenta un 30% anual. “En tres años, si no antes, se habrán vendido más smartphones que ordenadores personales en todo el mundo. La velocidad con la que la gente adopta internet móvil es mucho mayor que la de internet fijo”. Schmidt señala además de qué depende este desarrollo: “Hay tres dimensiones: capacidad de computación, conectividad y cloud computing. Quien no domine estas tres cosas y su combinación, no puede ganar en este negocio. Un aparato sin conectividad no es interesante. Una aplicación que no aproveche la palanca de la nube, ya no sorprende. Y una red que no sea rápida no puede durar mucho. Ha llegado la era del teléfono móvil. Este año, el que viene y seguramente durante muchos años”.

Eric Schmidt profundiza en la cuestión de la interacción de las tres dimensiones ejemplificándola con el caso del reconocimiento de lengua: “Aunque el teléfono ya tenga procesadores rápidos y mucho espacio de almacenamiento, no es suficiente para el reconocimiento de lengua. La capacidad de computación en nube es mucho mayor. Cuando haya disponibles conexiones de datos aun más rápidas, se podrán enviar archivos lingüísticos a la nube, en la que cientos de miles de ordenadores trabajan en paralelo. ¿Qué se puede hacer con esto? Tenemos reconocimiento de lengua y traducción; Google puede traducir entre cien lenguas diferentes. Por qué no podría hablar por teléfono con alguien que no habla mi lengua en absoluto. Aun no hemos llegado a este punto, pero llegaremos. Ocurrirá gracias a las posibilidades extraordinarias de la computación, la conectividad y la nube”. Otro ejemplo sería el servicio Google Goggles: “He enviado a Google Goggles una foto del bonito edificio de ahí fuera y me ha llegado la respuesta de que es el museo de arte, además de la información de lo que se puede ver en él y cuándo abre”. El trabajo de Google es hacer magia, afirma Schmidt.

Un elemento fundamental de la estrategia de Google es el sistema operativo móvil Android: “Lo que queríamos hacer con Android es crear un ecosistema de plataformas que funcione muy bien. Ya tenemos más de 65 socios, 26 dispositivos, 59 operadores de internet en 48 países y 19 lenguas. Entregamos más de 60.000 dispositivos con Android cada día. Esta cifra se ha duplicado durante el último trimestre y el crecimiento sigue acelerándose. Nuestro negocio eclosiona”, se congratula Schmidt. Pero este ejecutivo también cree en la diversidad: “No creo que el mercado de las plataformas se rija por el lema de ‘el ganador se lo lleva todo’. Pero seguramente se producirá una depuración entre los sistemas operativos móviles”.

Schmidt también tiene un mensaje para las operadoras de internet: “El mercado es muy grande y hay sitio para todas las empresas. Mi mensaje para las operadoras: la explosión del tráfico de datos demuestra que hay demanda. Ante todos los problemas que pueda haber para refinanciar el desarrollo de la red, les puedo asegurar que van a recuperar su dinero –por diversos cauces-. Nosotros compartimos nuestros ingresos también con los creadores de las aplicaciones. Es importante que también los proveedores de software y contenidos se ganen la vida”.

“Google necesita redes inteligentes”, prosigue Schmidt, “que por ejemplo puedan garantizar seguridad y que se las arregle cuando haya una gran carga dinámica. Pero Google no va a invertir en la infraestructura de telecomunicaciones. Ese no es nuestro negocio”. Así disolvió las sospechas de que Google pudiese estar interesado en entrar en el mercado de los operadores de telecomunicaciones.

Schmidt expresó su negativa a la reclamación formulada por César Alierta, consejero delegado de Telefónica, de que empresas como Google deberían pagar por usar la red: “La facturación de las operadoras crece rápidamente con la transmisión de datos, también porque Google ofrece servicios gratuitos que los usuarios quieren tener. ¿Por qué deberíamos pagar por ello?” También critica la pretensión de las operadoras de que Google se desprenda de lo que se denomina “neutralidad de red”. “Cuando alguien ve vídeos, queremos asegurarnos de que la operadora no dé preferencia a un vídeo frente a otro. Así las operadoras podrían desfigurar el mercado y establecer un ganador. Esto no es tan problemático en Europa, pues las autoridades no lo permitirían jamás. Pero en Estados Unidos es otra cosa; junto a Verizon, hemos reclamado a la FCC (Federal Communications Commision) que apoye la neutralidad de red”.

En cuanto a las críticas de las editoriales, que se quejan del excesivo poder de Google en el mercado online, Schmidt afirma que “el hecho de que seamos grandes no debería suponer problema alguno. Una empresa tiene un problema solo cuando toma ventaja a costa de los consumidores. Mientras tengamos en cuenta el bien del consumidor, nos irá bien”. Eric Schmidt promete ayudar a las editoriales “Tenemos que encontrar formas de que las editoriales ganen dinero en internet”. También ha reconocido que no han comunicado adecuadamente en qué consiste su nuevo servicio Buzz, lo que ha generado múltiples críticas.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir