Digital

Monopolio y monopsonio: teoría y práctica desde Silicon Valley

mundo microsfSegún la Wikipedia, una situación de monopolio se da cuando una empresa es la única que provee de un servicio a todos los posibles compradores. Por otro lado, el monopsonio es cuando hay varios distribuidores y sólo un comprador. Y se preguntarán ¿por qué les contamos esto? No es porque nos haya dado un arrebato de profesores de economía básica, sino porque estos dos ejemplos nos servirán para explicar cómo trabajan las grandes compañías digitales.

Empecemos por Microsoft, por ejemplo. Microsoft desarrolló su sistema operativo MS/DOS copiando otro sistema llamado CP/M porque IBM no había llegado a un acuerdo con la compañía que desarrollaba este sistema, Digital Reseach. IBM llegó a un acuerdo con Bill Gates  para que éste desarrollase su nuevo sistema a un coste de 40 dólares, mientras que el otro sistema CP/M costaba 240 dólares.  Y el resultado ya se lo imaginan: Microsoft se hizo con todo el monopolio de los sistemas operativos, estando en más del 90% de los ordenadores del mundo.

En la otra punta tenemos a Amazon. La página de compras online se hizo famosa gracias a la venta de libros. Empezó haciendo ofertas muy suculentas a los que compraban libros, como los envíos gratis. Después, tras hacerse con el mercado de libros online, se convirtió en un monopsonio, acaparando casi todo el mercado de venta de libros. Y qué ocurre: que Amazon compra los libros al precio que estima: él es el comprador mayoritario, por lo que, si él no compra, los libros no se venden; y además de fijar el precio de compra de los libros, gana dinero sin rebajar el precio a los compradores finales. Y, ahora, que es el rey de la venta de libros pero uno más en el retail general, quiere hacer lo mismo con todo lo demás: ser el único que compra para ser el que más vende.

Y en otro deporte diferente, aunque siendo los primeros de la liga, tenemos a YouTube y a Facebook. Empezando por Facebook, esta red social quiere acaparar el mercado de las redes sociales, lo quiere todo. No es una red social atractiva ni simple, pero entró en nuestras vidas como una red global, con un CEO joven, exitoso y con cara de bueno y, a las primeras de cambio, Facebook se llenó de publicidad, la privacidad pasó a un segundo o tercer plano, cambiaban los anuncios según lo que buscábamos y seguíamos en la red. Y con YouTube tenemos un ejemplo de cómo crear un muro, similar al de Facebook, en el que no nos emiten nada por ellos mismos: si en Facebook nosotros somos los que creamos los contenidos para nuestros amigos, en YouTube son los usuarios los que suben los vídeos, empezando por vídeos de amigos, a vídeos musicales patrocinados, vídeos sugeridos y publicidad que ver antes de reproducir cualquier vídeo, por no hablar de la plataforma VEVO.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir