Digital

El mundo digital todavía está en la edad del pavo pero ya es hora de madurar

cluelessCuando echamos la mirada atrás, lo que hace 20 años nos parecía lo más “cool”, desde la perspectiva actual nos quedamos horrorizados. Las modas, peinados e incluso el mundo de internet.

Si hace dos décadas lo más normal era utilizar la web para las actividades más básicas, con las webs más simples y sin ni siquiera hacer uso de Google, ahora todo aquello parece cosa del paleolítico.

Sin embargo, aunque creamos que hemos avanzado mucho, quizá la realidad sea bien distinta. Y es que, el mundo digital se encuentra todavía en una adolescencia algo incómoda.

Si analizamos el panorama 2.0 veremos que todavía existen numerosas páginas que no están optimizadas para dispositivos móviles, tiempos de descarga infinitos y cientos y cientos de molestos y escasamente relevantes banners.

Pero si vamos un paso más allá y nos fijamos en el modelo de negocio dominante de la industria digital, encontramos más de lo mismo.

Un mundo en el que los creadores de contenido luchan por la atención para conseguir la mayor cantidad de impresiones posibles para, posteriormente, venderlas.

Programática, ROI, visibilidad, targeting, retargeting y demás herramientas que simplemente se reducen a pamplinas porque, no nos engañemos, al final lo único que importa siguen siendo las impresiones.

Y, aunque cada vez las presiones para apostar por la calidad y no por la cantidad son más constantes, lo cierto es que ese camino todavía no es rentable.

No se gana más dinero de un usuario fiel que de un extraño que acaba en un negocio por casualidad, ni tampoco por una preciosa creatividad colocada en el lugar adecuado que por cinco unidades publicitarias estándar.

Sin embargo, si se quiere alcanzar la madurez en el mundo online, las marcas deben saber evolucionar por el camino hacia la creación de unas conexiones más profundas con los consumidores y no en unas amplias.

Así lo han entendido marcas adultas como The New York Times, Vox Media o The New Yorker que han sabido definir misiones y no solo objetivos de crecimiento.

Estas marcas son capaces de dirigirse a audiencias específicas aunque no sean las más amplias, establecer conexiones profunda y duraderas con ellas para así crear experiencias digitales únicas.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir