Digital

Nada escapa a los "ojos" de los algoritmos

algoritmosEn más de una ocasión (quizás demasiadas), habrá escuchado aquello de que el ser humano es la especie dominante sobre toda la faz de la Tierra. Presumimos de ser individuos complejos debido a nuestra capacidad de transmitir y sentir emociones. Pero lo cierto es que somos bastante más simples de lo que podemos llegar a pensar.

Esto es así porque, aunque nos escondamos debajo de la bandera del individualismo, los seres humanos somos tan parecidos unos a otros que hasta un programa informático es capaz de predecir nuestros comportamientos.

Vivimos en la era de las nuevas tecnologías en las que la personalización se ha convertido en la meta a batir. Para ello, hemos llegado a un punto en el que los algoritmos de los distintos programas informáticos están empezando a conocernos mejor que nosotros mismos.

Dos claros ejemplos de esto son las empresas Upstart y Workday que, tal y cómo señalan desde el portal Xataka, son capaces de establecer perfiles muy precisos del carácter de las personas así como poder determinar cuáles son las decisiones que van a tomar.

Todo gracias a los ya mencionados algoritmos que no son exclusivos de estas dos compañías. Muchas otras los utilizan sin apenas darnos cuenta. Estos analizan minuciosamente nuestro historial económico, compras que realizamos, páginas que visitamos, artículos que leemos y así una larga lista, con el fin de poder elaborar predicciones en base a la comparación con los patrones obtenidos de otras miles de personas como nosotros.

¿Qué supone todo esto? Pues no sólo la personalización es el objetivo final. Por ejemplo, con toda esta información, las entidades bancarias son capaces de determinar si seremos o no capaces de pagar nuestras deudas lo que servirá de excusa para negarnos futuras peticiones de préstamos.

Pero no todo es tan negro. Algunos softwares son empleados para hacer un seguimiento de la evolución que una persona tiene en su puesto de trabajo. La finalidad es la de poder conocer cuándo no se encuentra cómoda en su trabajo y ayudarle a mejorar su rendimiento.

Recordemos que, aunque estos algoritmos cada vez conozcan más detalles sobre nosotros mismos, no son infalibles ya que han sido diseñados por esos mismos seres humanos “imperfectos” a los que vigilan minuciosamente.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir