Digital

¿Necesitan los smartwatches ser tocados por la varita mágica de Apple para cegarnos con sus luces de neón?

iwatch2014 está siendo sin lugar a dudas el año de los smartwatches. El presente (y el futuro) de las grandes empresas tecnológicas parece ir colgado del brazo de estos dispositivos. Aunque todavía sólo unos cuantos “nerds” se atreven a lucir en la muñeca los tan de moda relojes inteligentes, estos “gadgets” parecen destinados a un futuro tan o más brillante que el de sus “parientes” los smartphones.

Samsung acaba de “parir” su sexto reloj inteligente , el Gear S, mientras que LG presentó hace no mucho en sociedad el smartwatch redondo G Watch R para intentar plantar cara al Moto 360 de Motorola.

Tanto Samsung como LG y Motorola tienen la vista puesta en el 9 de septiembre, día en el que previsiblemente Apple se sacará de la chistera su esperado iWatch y no quieren que la irrupción en el mercado de este nuevo artilugio les pille con la guardia baja.

El mercado de los smartwatches está cada vez más superpoblado, pero no ha conseguido de momento eso que todos creen que podría lograr el esperadísimo iWatch de la empresa de la manzana: enamorar al consumidor y convertirse en un auténtico “must”.

Y eso que la última criatura de Samsung, el Gear S, es un auténtico adelantado en lo suyo. Este reloj, quizás el primero verdaderamente inteligente, puede conectarse a la red sin necesidad de ser un “hermano siamés” del smartphone del usuario.

Hoy por hoy, y esa es quizás su principal “pega”, la mayor parte de los relojes inteligentes son sólo inteligentes cando se conectan vía Bluetooth con sus inseparables smartphones. Sin embargo, esto está a punto de cambiar. El remozado sistema operativo Android Wear de Google hará posible en breve escuchar música y navegar en internet sin que nuestra muñeca dependa de nuestro bolsillo o lo que es lo mismo, sin que nuestro smartwatch dependa de nuestro smartphone.

Por el momento, y según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la consultora Fittkau & Maaß, la mayor parte de los usuarios tilda los relojes inteligentes de “pocos interesantes” y “superfluos”. Quizás cambien de parecer cuando mañana Apple toque previsiblemente con su varita mágica el mercado de los smartwatches con su propio reloj inteligente: el tan cacareado iWatch.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir