Digital

El (negro) futuro europeo de Google Shopping y las consecuencias para los anunciantes

El (negro) futuro europeo de Google Shopping y las consecuencias para los anunciantesEl pasado 27 de junio la Comisión Europea imponía una multa de 2.300 millones de euros a Google al considerar que había utilizado su poder de dominio en el mundo digital para beneficio propio a través de su servicio Google Shopping.

Y es que, lo que nació como una herramienta de comparación de productos, en el año 2002, ha acabado por convertirse en un escaparate para marcas o vendedores, algo que Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, califica de ilegal al “impedir a otras compañías la posibilidad de competir por méritos propios y de innovar. Y lo más importante, ha prohibido a los consumidores europeos la elección libre de servicios y los beneficios de la innovación”.

Ahora, la tecnológica cuenta con 90 días para frenar este tipo de prácticas “dando el mismo trato a la comparación de productos y servicios de los competidores”.

Pero, ¿cuáles son las consecuencias de esta decisión para los anunciantes?

De la mano de The Drum desgranamos cómo afectarán los cambios en el servicio de Google a las marcas.

No hay duda de que este tipo de inversiones ofrecen a los marketeros resultados más que positivos y los cambios que se puedan producir tendrán un gran impacto en sus estrategias.

Por ello, los anunciantes deberán asegurarse de estas en la mejor posición para hacer frente a las modificaciones.

Así, será esencial fijar prioridades en las campañas que destaquen el producto más valioso para las marcas y asegurarse de que la cobertura de la campaña search abarca todos sus productos.

Por su parte, para Google las únicas opciones son añadir links a los servicios de comparación de precios de competidores, reducir las actuales opciones y el tipo de búsquedas conectadas a su servicio Shopping y eliminar el servicio completamente en Europa.

Aunque lo más probable es que Google no se rinda y recurra la decisión de la Comisión Europea lo que dejaría a su servicio en un verdadero limbo durante años al mismo tiempo que continuará enfrentándose a las acusaciones de comportamiento abusivo por parte de las autoridades en otros de sus servicios como Android o Adsense.

El camino que tiene por delante Google se prevé largo y complicado pero lo que sí está claro es que cualquier decisión para acatar las imposiciones europeas supondrá un recorte en sus ingresos y, en consecuencia, en los de los anunciantes.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

JCDecaux

Katapult

Compartir