Digital

Netflix aplica mano dura a los (tramposos) usuarios que se saltan las restricciones territoriales

niña 300La revolución Netflix ya es un fenómeno global. Con presencia en más de 190 países de todo el mundo, esta nueva forma de consumir contenidos ha cambiado radicalmente el mundo del entretenimiento.

Millones de personas disfrutan gracias a su servicio de una enorme oferta de contenidos sin límites de tiempo aunque no en todos los países se puede disfrutar de los mismos.

Por este motivo, los usuarios más fanáticos hacían uso de herramientas que desbloqueaban las restricciones del país o proxies que les permitían tener acceso a series y programas no disponibles en sus países pero sí en otros.

Sin embargo, estas prácticas están a punto de extinguirse tras anunciar Netflix su intención de vigilar e impedir la utilización de estos métodos.

"Estamos trabajando en obtener licencias de contenidos en todo el mundo pero tenemos que seguir un proceso antes de poder ofrecer las mismas series y películas en todas partes", escribía David Fullagar, VP of content delivery architecture de Netflix en un blog.

Aunque no ha especificado los detalles de estas medidas ni que medios técnicos serán utilizados, sí ha asegurado que no afectará a los usuarios que no hagan uso de proxies.

A pesar de que la compañía especifica en sus términos de uso la prohibición explícita del uso de este tipo de herramientas, la audiencia millonaria del servicio de streaming online ha suscitado la aparición de numerosas startups dedicadas a la venta de proxy.

Sin duda un negocio muy rentable dados los 30 millones de usuarios que acceden a contenidos que no se ofertan en sus territorios de origen, de los cuales 21,6 millones son usuarios chinos.

Así Netflix se encuentra ante un problema que pretende resolver lo antes posible con medidas más estrictas y limitando el uso de las cuentas por parte de varios usuarios con el objetivo de que estas prácticas no dificulten los acuerdos sobre licencias de otros contenidos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir