líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Por qué Netflix nada a contracorriente de la industria e ignora el vídeo en directo?

netflixLa retransmisión de vídeos en directo es el último grito entre las plataformas sociales y tecnológicas. El año pasado Twitter aumentó su apuesta por el vídeo al comprar Periscope, y a principios de mes Facebook entraba de lleno en el terreno de juego al ampliar los servicios de Facebook Live.

Sin embargo, frente a este contexto sorprende la postura de Netflix, que continúa manteniéndose en sus trece a pesar de que lleva años soportando cómo desde todos los ángulos le increpan por cuándo darán el salto a la retransmisión de eventos en directo.

Así lo reconoció Ted Sarandos, director de contenidos de Netflix, durante el último reporte de las ganancias trimestrales de la compañía. «No hay una razón tecnológica por la que no nos gustaría ir al directo”, explicó Sarandos. «Nuestra propuesta de marca tiene mucho que ver con el visionado on demand. En la medida en que el visionado on demand es mejor que ver en vivo, le damos un montón de valor a la misma».

Esto coloca a Netflix en una posición contraria a la de toda la industria tecnológica, y contrasta especialmente con Mark Zuckerberg, que está totalmente entregado a esta función de retransmisión en directo e intentando convencer a las celebrities e influencers para que lo utilicen. Por su parte, Twitter, que además de contar con Periscope, recientemente llegó a un acuerdo con la NFL para transmitir fútbol en streaming.

Frente a esto, Netflix se ha alejado firmemente del contenido en directo. Pero en realidad vale la pena considerar la posición de Netflix, pues la compañía aporta un valor diferentes al del resto de players, y además, el vídeo en directo también tiene sus inconvenientes. Este tipo de contenido obliga al espectador a ver un programa «ahora» porque de lo contrario pierde su gracia. Es como si le dijera al espectador “tienes que ver esto ahora o nunca”. Se puede ver luego, pero no es tan divertido, sobre todo porque las transmisiones en directo son como más “puros” al estar sin editar. Por tanto, tampoco están optimizados para su posterior visualización. Frente a esto, Netflix lo que quiere es que la gente pueda ver lo que quiera en el momento que quiera y durante el tiempo que desee.

Para que funcione, las virtudes de un producto de vídeo en directo han de ser mayores que las de un vídeo normal. Y a menos que algo, como un evento deportivo o similar, el hecho de que «está sucediendo ahora» no se siente como argumento suficiente como para recurrir a él justo en ese momento.

Algunos analistas creen que, con el tiempo, el contenido se dividirá en dos modelos. El primero sería el de la retransmisión de eventos en directo, como los deportivos, las entregas de premios o las noticias. El segundo será al estilo Netflix, con programación on demand, así que el futuro podría ser una combinación de ambos, y Netflix ya tiene claro a qué parte se aferrará.

Mark Zuckerberg parece pensar que el arma secreta de Facebook será la interacción. «Es como tener una cámara de televisión en el bolsillo», escribió Mark Zuckerberg en un mensaje de Facebook. «Cualquier persona con un teléfono ahora tiene el poder de transmitir a cualquier persona en el mundo. Interactuar en vivo, sentirse conectado de una manera más personal. Este es un gran cambio en la forma en que nos comunicamos, y que va a crear nuevas oportunidades para que las personas se juntan».

Facebook ha dicho que la gente comenta 10 veces más en Facebook los vídeos en directo que los regulares. Ahora queda por ver si la empresa puede construir un modelo convincente de interacción que haga que el vídeo en directo sea una parte integral de la rutina de Facebook de las personas.

 

Las críticas "fratricidas" de los creativos son las que más duelen a las agencias de mediosAnteriorSigueinteDe ama de casa a científica: el empoderamiento femenino en publicidad, garantía de éxito

Noticias recomendadas