Digital

No basta con el responsive design, ahora hay que avanzar hacia una 'filosofía sensible'

Responsive-Web-DesignEl responsive design es lo que permite a los diseñadores y desarrolladores construir sitios web que se adapten a cualquier tamaño de pantalla por lo que se ha convertido en una de las herramientas web más potentes de los últimos tiempos.

Pero lo cierto es que la adaptación al tamaño tan sólo es la primera frontera ya que los usuarios no sólo demandan que sus experiencias online se adapten al tamaño del dispositivo que están utilizando sino también a su ubicación, su background así como los acontecimientos que suceden en tiempo real. Ahora para captar la atención de los usuarios de la próxima generación web se necesitará más que un diseño sensible. Se necesitará una filosofía sensible.

Por ejemplo si nos fijamos en las versiones impresas de cualquier publicación importante podremos comprobar que no sólo cuentan con un par de plantillas sino que tienen cientos de ellas que se adaptan a los diferentes tipos de informaciones lo que hace que cada uno de estos medios posea el peso editorial adecuado.

¿Por qué hablamos de esto? Porque hemos perdido esa capacidad y hoy en día las páginas web muestran el mismo diseño día tras día por lo que los usuarios, aunque se cambien los contenidos, ven diariamente la misma estructura.

Esto no sólo implica limitaciones para los usuarios sino para el propio medio ya que se reducen sus posibilidades de dar diferentes enfoques a las informaciones. Es por esto que no basta con adaptarse a los múltiples dispositivos a través de los cuales se pueden acceder a nuestros sitios web sino que las experiencias web deben responder a los múltiples contextos para que resulten significativas en todo momento y en cualquier dispositivo.

Pero ¿cómo se puede solucionar esto? Una de las posibles vías es la reutilización de elementos, es decir, hacer que los diferentes elementos diseñados para los artículos puedan responder de forma automática a cada uno de los contextos.

Por ejemplo, si un usuario llega a través de un artículo de The Times al blog Dodger y es un aficionado al béisbol, la configuración podría ofrecerle de forma predeterminado más contenidos deportivos.

Como esta filosofía se está volviendo cada vez más común existe un nuevo rol de desarrollo en las salas de redacción. Una persona que combina un profundo conocimiento de la misión editorial del medio con capacidad para ajustar constantemente los algoritmos que rigen la forma en la que los usuarios consumen contenidos.

La adopción de esta filosofía implica la creación de sistemas dinámicos capaces de ingerir, analizar y actuar sobre las distintas informaciones para ofrecer una experiencia personalizada ya que se trata de una cultura basada en la organización, procesos y tecnología con la capacidad de responder a cualquier situación y en cualquier lugar, a cualquier usuario.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir