Digital

¿No sabe qué hacer con las vacaciones que le sobran? Si trabajara en Google podría donárselos a su colega

google

Desde 2008 Google copa el primer puesto del ranking de empresas más “deseadas” para trabajar. Son muchas las ventajas que ofrece el gigante de las búsquedas de internet, desde disfrutar de las comodidades (e incluso “atracciones”) de sus oficinas, hasta de las ventajas laborales.

Una de ellas es su política de vacaciones, que aunque por lo general es muy similar al resto de grandes compañías tecnológicas, en su caso cuenta con una excepción que la diferencia del resto.

Por un lado, el número de días de vacaciones dependerá del tiempo que lleve en la empresa. Hasta el tercer año los empleados tienen 15 días libres, mientras que a partir del cuarto la suma asciende a 20 días, y cuando se superan los seis años, se convierten en 25 días. Pero la parte que la diferencia del resto de tecnológicas es que los empleados pueden donar los días de vacaciones que deseen a otros compañeros.

Todo comenzó cuando el padre de un trabajador se cayó gravemente enfermo. Utilizó sus días para estar en casa cuidando de su familia, pero cuando su tiempo de vacaciones remuneradas se agotó, la cosa aún no había mejorado y se veía obligado o bien a dejar de cuidar a su familia o bien a tomarse un descanso sin percibir sueldo (algo así como una excendencia). Sin embargo, uno de sus compañeros de equipo, consciente de la delicada situación que atravesaba, le hizo una proposición difícil de rechazar: donarle unos pocos de los días de vacaciones que a él le sobraban.

Laszlo Bock, director de recursos humanos de Google, contó esta historia en el escenario de la tercera edición del evento Take Your Parents to Work Day (Lleva a tus padres al trabajo) en el que los “googlers” llevan a su familia al campus de la compañía en Mountain View. Allí los los padres, que viajan desde todas partes del mundo, tienen la oportunidad de conocer más de cerca el lugar para el que trabajan sus hijos y de disfrutar de discursos de ejecutivos, clases y demostraciones o explorar el Googleplex, sede de la compañía.

“Así que, después de eso, hemos creado una política en la que, si hay otro ‘googler’ en necesidad, usted puede coger sus vacaciones y dársela a él”, dijo Bock en el anfiteatro abarrotado de miles de padres. “Lo bueno de esto es que no vino de personas en el departamento de operaciones, sino de una de las familia que dijo ‘Esto es importante’. Y así construimos el sistema, para que todos puedan beneficiarse de esa idea,  y no sólo una persona”.

Uno de los mantras de la gestión de Google es crear un entorno en el que los empleados se sientan libres de impulsar cambios en toda la empresa, y sin duda esta anécdota demuestra hasta qué punto la empresa es fiel a sus principios

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir