Digital

No todos los bots intentan "estafar" a los anunciantes digitales: algunos son buenos

Bots

Se ha estimado que entre un 56%-62% del tráfico de internet está automatizado, lo que significa que la tasa de personas reales que ven los anuncios es alarmante. Pero lo que hasta ahora se desconocía era que una parte significativa de estos bots no intenta saquear a las marcas.

"Algunos de ellos tienen el propósito de defraudar a la publicidad, pero la gran mayoría no”. Esta es la sorpresiva declaración de Ben Trenda, CEO de Are You a Human, compañía de seguridad digital. "Es la historia no contada de los bots buenos".

Mientras que los "bots buenos" no pretenden acumular impresiones con las redes digitales sofisticadas, a menudo lo hacen generando visitas que no están marcadas ni siquiera por los editores más vigilantes. Estos bots son dirigidos por un sinnúmero de jugadores pícaros, difíciles de localizar y con mala intención que buscan el tráfico por cualquier medio, por lo que maquinan contra los robots que utilizan sistemas basados en scripts con nombres como PhantomJS, camelcamelcamel.com y Confick para robar los precios inmobiliarios, las previsiones meteorológicas, los precios de las acciones y otros contenidos.

"Vemos cerca de 7 millones de combinaciones de bot únicas", explica dijo Jalal Nasir, CEO de Pixalate, empresa que analiza 100 millones de impresiones digitales al mes. Según Nasir, sólo unos 2 millones de ellas están diseñadas para ser maliciosas para los anunciantes.

Según varias fuentes, eBay, Amazon y Weather.com son algunas de las principales víctimas. "Es definitivamente un problema para Amazon, pero es un problema mayor para eBay, que está vendiendo una gran cantidad de unidades de publicidad en los intercambios", y al haber un complicado proceso de compra venta se crean más bots, explicó Nasir.

Por su parte, eBay ha negado esta información y ha declarado que solo el 0,5% de su tráfico no es humano. Weather.com también le ha restado importancia a la sugerencia de que tiene un problema con los bots. "Nosotros trabajamos con dos empresas para auditar los bots y otras formas de tráfico no humano, y los resultados han informado de cantidades insignificantes en nuestros sitios", dijo Ed Kozek, vicepresidente senior de producto e ingeniería en la compañía.

Sin embargo, incluso con cortafuegos para detenerlos, los bots continúan san bots, continúan afectando a los editores, porque tras ser identificados y bloqueados, pueden ganar rápidamente nuevas identidades online y acceder de nuevo. Según los últimos datos de Distil Network, el 41% de los bots que intentan entrar en la infraestructura de un sitio web se disfrazó como tráfico humano y el 23% es inmunes a la detección. "Es el juego del ratón y el gato", dijo el profesor de Harvard Business School Ben Edelman. "¿Qué pasa si proviene de una dirección IP diferente casi cada vez?".

Por el contrario, hay bots buenos que interesan a los editores. Por ejemplo, los editores quieren bots de Google para que capte su contenido y lo muestre en los resultados de búsqueda de los usuarios. Otro bot bien considerado es el de Internet Archive, que registra el contenido para la posteridad.

El gran reto es separar los buenos de los malos, y por ello el IAB ha lanzado recientemente la listado de amenazas de fraude dignas de confianza (Trustworthy Accountability Group's Fraud Threat List), una base de datos de diferentes bots.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir