Digital

El Ecofin propone un impuesto indirecto a las tecnológicas en Europa

El nuevo impuesto sobre la facturación que Europa pretende imponer a los gigantes digitales

A lo largo de los últimos años, el pago de impuestos de los grandes gigantes de internet, a raíz de su actividad desempeñada en Europa, ha sido objeto de polémica.

El establecimiento en Irlanda, país en el que existen numerosos beneficios fiscales para las empresas, ha provocado el malestar de varias de las Haciendas de territorios como Francia que no han dudado en investigar y exigir el pago de impuestos atrasados y que han dado lugar también a diversas multas.

Es por ello que, el Ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, ha emprendido una iniciativa con la que pretende establecer en Europa un impuesto indirecto sobre la facturación de las tecnológicas. Se trata de una vía alternativa dados los fallidos intentos anteriores de las autoridades.

“Ser capaces de gravar apropiadamente a las empresas que operan en la economía digital es un enorme desafío para la UE. No debemos seguir aceptando que esas empresas hagan negocios en Europa mientras pagan mínimas cantidades en concepto de impuestos a nuestras Haciendas”, explica Le Maire en el documento dirigido a sus colegas europeos, tal y como recoge el diario El Mundo.

Aunque algunos países como Austria, Bulgaria, Portugal, Rumanía, Eslovenia y Grecia se han mostrado de acuerdo al considerar que el pago de impuestos tan bajos “no es aceptable”, también se han encontrado con la negativa de Luxemburgo, Malta o Irlanda, que no creen que este camino sea la solución.

Son ya una decena de países, entre ellos los 4 grandes de Europa, los que apoyan la iniciativa y, según las normas comunitarias, es una cifra suficiente para poner en marcha una cooperación forzada.

No obstante, son pocos los que optan por esta solución puesto que, de aprobarse, solo sería aplicable en los territorios en acuerdo y la intención es que las medidas sean globales.

Lo que sí tienen claro, al menos así lo ha hecho saber el ministro danés, Kristian Jensen, es que “tenemos que tener mucho cuidado. No hay que gravar los productos, son el futuro, los ciudadanos los quieren y sería muy difícil para Europa competir con China o EEUU. Siempre son escépticos ante nuevos impuestos”.

El objetivo, a partir de ahora, es que la Comisión Europea cree algunas propuestas que sean debatidas en Tallín, en una nueva cumbre informal del Ecofin, y poder llegar, así, a una postura común.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir