Digital

Oculus Rift o cómo meter una montaña rusa, una casa de veraneo y un museo en unas gafas "mágicas"

Oculus Rift o cómo meter una montaña rusa, una casa de veraneo y un museo en unas gafas "mágicas"Últimamente hay unas gafas que están en boca de todos: las Google Glass. Y no es para menos, dirán algunos, pero lo cierto es que ahí fuera hay gafas que son tan o más “mágicas” que el esperado dispositivo del gigante de internet. Es el caso de la gafas de realidad virtual Oculus Rift. Los primeros ejemplares de novedoso producto aterrizaron hace apenas tres meses en manos de los desarrolladores, tiempo más que suficiente para crear programas que prometen dejar a más de uno con la boca abierta.

Uno de los primeros programas adaptados a las nueva Oculus Rift es un simulador de montaña rusa que ya ha hecho su presentación en sociedad en los corrillos del foro online Meant to be Seen. El programa está tan logrado que, tras probarlo y viajar en una montaña rusa por lo que parece una ciudad medieval, sale uno con las manos sudorosas y con la vista nublada, aseguran los que ya han tenido la oportunidad de probarlo.

Otro programa muy popular entre los fans del 3D que ya cuenta con una réplica especialmente adaptada para Oculus Rift es Stereoscopic Player. Con este programa uno tiene la sensación de estar viendo vídeos en 3D desde la primera fila de una sala de cine, y eso que la baja resolución de la pantalla de Oculus Rift no facilita precisamente la experiencia.

Montañas rusas y vídeos en 3D son sólo algunos de los muchos alicientes de las nuevas gafas Oculus Rift, con las que el usuario puede también irse de vacaciones de manera virtual. Con el programa Tuscany Demo, el usuario se desplaza a una agradable casa de campo de la Toscana rodeada de frondosos jardines en la que la que pude mover de manera virtual muebles con sus propias manos e incluso también jugar al baloncesto.

El videojuego Team Fortress 2 cuenta también ya con su propia versión para las Oculus Rift, un software muy conseguido que hará las delicias de los más adictos a la adrenalina.

En las nuevas Oculus Rift hay espacio también para los museos, en este caso para el “Museum of the Microstar”. Ubicado en una estación espacial, el usuario tiene con este programa la sensación de estar visitando un museo convencional y cuenta incluso con guía de audio. “Museum of the Microstar” evidencia, en todo caso, que la realidad virtual no sólo sirve para jugar sino también para sumergirse en las profundidades de la ciencia.

De todos modos, no nos engañemos, los videojuegos son los que tienen más papeletas para hacerse omnipresentes en las nuevas Oculus Rift. Juegos como “The Gallery: Six Elements”, “Doom 4” y “Star Citizen” se preparan ya para dar el salto a este dispositivo.

Las gafas Oculus Rift están por el momento sólo disponibles para desarrolladores y tienen un precio de 300 dólares. La versión para el público general tendrá un precio similar y podría aterrizar en el mercado en el tercer trimestre del año 2014. Ya queda menos para la magia llegue a nuestros ojos.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir