Digital

Para acelerar las ventas, el retail debe ser un popurrí de ingredientes offline y online

retailNi offline ni online sino todo lo contrario. Si quieren dar un empujón a sus ventas, los retailers deben apostar por una combinación de elementos offline y online (y sacar partido de este sabio "mix" de ingredientes). Así lo concluye al menos un reciente estudio de la agencia Digitas LBi.

Cada vez más consumidores se adentran en los comercios físicos con la intención de conocer en persona (y tocar) el producto al que han echado previamente el ojo en internet. Los tiendas físicas van camino, por lo tanto, de convertirse en una suerte de "showroom".

Sin embargo, los retailers pueden utilizar también esta nueva tendencia en su propio beneficio. Incorporando experiencias directamente traídas del universo digital a las tiendas físicas, todos tienen muchísimo que ganar, tanto retailers como consumidores (en particular los primeros).

Según el informe de Digitas LBi, aproximadamente la mitad de los consumidores confiesa que visitaría con mayor frecuencia las tiendas físicas si éstas se tomaran la molestia de hacerles llegar ofertas personalizadas y descuentos a través del smartphone.

Y no sólo eso. El 49% de los consumidores confiesa su predisposición a los programas de fidelidad asociados a los dispositivos móviles.

Más allá de la combinación de elementos offline y online en el punto de venta, al consumidor le seducen lógicamente los alicientes financieros. El 85% de los consumidores demanda a los retailers ofertas y vales de descuento. Y el 69% le pone ojitos a los programas de gratificación. Los programas de clientes VIP atraen, en cambio, única y exclusivamente al 39% de los consumidores.

Tienen también bastante tirón entre los consumidores la asesoría personalizada en la compra (42%), las ofertas personalizadas (41%) y la posibilidad de poder pagar utilizando el smartphone (38%).

Por otra parte, el 38% de los consumidores desea una oferta individualizada de productos y el 34% tiene interés en conocer las preferencias de otros consumidores.

Si nos detenemos en el comportamiento del consumidor en base las diferencias de precio entre tiendas físicas y tiendas online, muchos consumidores terminan decantándose por la segundas (aunque la diferencia de precio sea mínima).

Cuanto más grande es la diferencia de precio entre las tiendas físicas y las tiendas online, más favorece el consumidor a las segundas. El 53% de los hombres y el 48% de las mujeres compran directamente en internet cuando el producto que están interesados en adquirir es un 5% más barato en la red de redes. Y si hablamos de un ahorro del 10% estos porcentajes pegan el estirón hasta el 86% en el caso de los hombres y hasta el 81% en el caso de las féminas.

Cuando el ahorro llega el 15%, el 92% de los consumidores se decantan por las tiendas online. Y habiendo descuentos del 20% de por medio, casi nadie se plantea no realizar el pedido a través de internet.

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir