Digital

T. Segarra entrevista a Carlos Barrabés (Grupo Barrabés) - c de c 2018

Para ser la leche no basta con ser digital, hay que cambiar el mundo

Carlos Barrabés, presidente del Grupo Barrabés y pionero del e-commerce en España, se ha sometido hoy en el Día A del Club de Creativos a las incisivas preguntas de Toni Segarra.

Para ser la leche no basta con ser digital, hay que cambiar el mundoAllá por 1995, cuando el comercio electrónico era todavía una suerte de entelequia en España, nacía en la pequeña localidad oscense de Benasque, a la sombra de los majestuosos Pirineos, Barrabes.com, una de las primeras tiendas online de nuestro país.

Capitaneando tan singular y casi temeraria expedición estaba Carlos Barrabés, que colgado de los arneses, 100% seguros, que le brindaba su propia familia conquistó la cúspide empresarial nacional y mundial con su negocio online de material de alta montaña.

Escaladores de reconocido prestigio en las cumbres escarpadas del e-commerce (cuando nadie sabía siquiera de qué significado era portador este “palabro”), los Barrabés comparten actualmente sus invaluables conocimientos en esta área a través de la consultora especializada en transformación digital Barrabes.biz.

Al frente de Grupo Barrabés, que en la actualidad cobija en su seno a más de una veintena de empresas (entre ellas la primigenia Barrabes.com) está Carlos Barrabés, presidente de una las empresas familiares más internacionales nacidas en tierras españolas.

Hoy Carlos, cuya fecunda trayectoria profesional está jalonada de premios y distinciones, ha recalado en San Sebastián para someterse en el Día A del Club de Creativos a las incisivas preguntas de Toni Segarra, que se desprende por un día del traje de publicitario para enfundarse en un hábito que le sienta también a las mil maravillas: el de entrevistador.

A juicio de Barrabés, la tecnología, la mano derecha de la transformación digital, es meramente un medio. Lo verdaderamente fundamental es lo de siempre. Pero, ¿qué es lo de siempre? “Que todo somos el mismo bicho. Y el bicho se llama vida”, dice Barrabés.

El CEO del Grupo Barrabés cree que la próxima frontera es el espacio. Allí se fusionarán humanidad y tecnología. Y para conquistar el futuro se necesitan misiones con muchas disciplinas a bordo.

En su charla con Segarra Barrabés se ha aproximado también a los conceptos de creatividad y comunicación. En ese bullicioso cruce de creatividad y comunicación se habla mucho de experiencias y las experiencias son algo sumamente complejo que implica una visión mucho más horizontal que vertical.

Para ser la leche no basta con ser digital, hay que cambiar el mundo

“Actualmente si tienes una pátina digital te crees la leche, pero para ser realmente la leche tienes que hacer el mundo mejor”, subraya Barrabés. “La tecnología debe crear un mundo mucho más descentralizado que antes, no dejarlo con todos sus defectos de antes”, apostilla.

En la conversación mantenida por Segarra y Barrabés ha salido también a colación la victoria de Donald Trump al otro lado del charco. Y pese a los nubarrones que se ciernen en el horizonte, Barrabés está convencido de que se avecina un gran cambio en positivo. Para que ese cambio se metamorfosee en algo real se necesitan, eso sí, creativos.

Con respecto a la inteligencia artificial, Barrabés cree que los humanos tienen inteligencia y las máquinas también, pero sus inteligencias son radicalmente diferentes.

“Los humanos podemos evolucionar desde la naturaleza o desde la cultura. Por eso es tan importante cuidar y mimar las culturas, ya que son al fin y al cabo el perfecto caldo de cultivo de la evolución”, indica Barrabés.

Actualmente estamos cambiando softwares y máquinas, pero el debate realmente importante gira en torno a la transformación del mundo, dice Barrabés.

Cuando se aproximan a la transformación digital,  las empresas se ven muchas veces en un auténtico brete porque cambiar implica también de algún modo destruir. “Para afrontar de verdad el cambio, éste te tiene que apretar, ponerte contra la espada y la pared”, señala.

Las empresas están absolutamente convencidas de que hay que cambiar. Ahora, superada la etapa de convencimiento, llega el momento de construir el cambio. “La gente está haciendo cosas y se informa. Lo que pasa es que es muy difícil responder. Reinventar una empresa es un proceso complejísimo”, destaca.

Según Barrabés, la clave está en la complejidad. “Todos somos gestores de la complejidad y los gestores de la complejidad más antiguos son probablemente los creativos”, dice. “La gestión de la complejidad es juntar dos y más cables para que, convenientemente fusionados, provoquen algo”, apunta, por su parte, Segarra. “La complejidad es inabarcable y se puede gestionar únicamente con tecnología”, subraya Barrabés.

Desde el punto de vista de Barrabés, la sociedad se enfrenta a un gran problema: la de poder vivir sin aportar. Con el advenimiento de la inteligencia artificial, muchos se verán abocados probablemente a estar ociosos y a estar cruzados de brazos.

Sin embargo, “sin propósito nada tiene sentido”, indica. “Actualmente estamos construyendo el propósito que guiará nuestras vidas en el futuro”, recalca Barrabés. Nuestros actuales problemas (tanto personales como corporativos) son en realidad puramente filosóficos, concluye Segarra.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir