líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La paradoja del metaverso o por qué hablar por los codos de algo que ni siquiera existe

Digital MarketingEl metaverso no existe por más que las marcas crean lo contrario

Si no existe (aún), ¿por qué se gasta tanta saliva hablando del metaverso?

La paradoja del metaverso o por qué hablar por los codos de algo que ni siquiera existe

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El metaverso es el epicentro de todas las conversaciones en una industria publicitaria que parece no haber caído aún en la cuenta que aquello que tanto le mueve a hablar (por hablar) ni siquiera existe.

A nadie parecía importarle el metaverso hasta que Mark Zuckerberg anunciara entre grandes alharacas en octubre del año pasado que Facebook pasaba a denominarse Meta y fiaba su futuro a este concepto que tan abstruso para el común de los mortales. A este anuncio siguió un auténtico ciclón de noticias sobre el metaverso del que brotó un «hype» de dimensiones de colosales que no parece dar síntomas de agotamiento.

En la industria publicitaria, que tanta pleitesía rinde habitualmente a las novedades, el metaverso está actualmente en boca de todos. Y raro es el día en que no emergen noticias sobre la intención de marcas (y también agencias) de hincar el diente al metaverso.

El metaverso es el epicentro de todas las conversaciones en una industria publicitaria que parece no haber caído aún en la cuenta que aquello que tanto le mueve a hablar (por hablar) ni siquiera existe, advierte Peter Gasston en un artículo para Campaign.

No existe al menos en la manera en que lo definen los expertos en tecnología. En su concepción más pura, que se mira claramente en el espejo del OASIS de Ready Player One, el metaverso es un espacio virtual totalmente inmersivo y de naturaleza «always-on» donde los usuarios, convenientemente representados por sus avatares, pueden moverse libremente y vivir experiencias asombrosamente reales.

Sin embargo, en su vertiente más pura es poco probable que el metaverso llegue jamás a existir. Hay, al fin y al cabo, demasiadas empresas interesadas en anclar en silos sus esfuerzos en el ámbito del metaverso.

Para las marcas el metaverso ya existe, para los tecnólogos este concepto aún no ha salido del cascarón

En la mente de los expertos en tecnología el metaverso es un concepto algo vago y neblinoso que hace alusión sobre todo y ante todo a una red de redes de nueva generación donde la gente invierte su tiempo en espacios virtuales de naturaleza eminentemente inmersiva, colaborativa y social. En su versión más pura el metaverso cabalga sobre todo a lomos de la experiencia y no tanto a lomos del mundo físico.

El metaverso, tal y como lo conciben los tecnólogos, es un espacio de posibilidades que cobija en su seno toda una plétora de visiones (a menudo contradictorias) donde nadie sabe cuál será el resultado final. Es más, el resultado final quizás ni siquiera sea digno de ser denominado metaverso.

A ojos de las marcas, los marketeros y los periodistas el metaverso se queda en la mera superficie de lo que ya existe y está directamente emparentado con espacios inmersivos como Roblox, Fortnite y Decentraland, los NFT y la realidad virtual.

Para marcas, marketeros y periodistas es más fácil imaginar cómo será el metaverso apoyándose en lo que ya ven y no tanto en un futuro de naturaleza intangible.

A muchos les afligirá enormemente toparse con la dura realidad, pero lo cierto es que ni Roblox ni los NFT ni la realidad virtual son el metaverso (aunque todos jugarán un rol más o menos relevante en el desarrollo de este concepto).

Las herramientas que ya tenemos a día de hoy a nuestro alcance (Fortnite, Horizon, OpeSea o Roblox) contribuirán probablemente a dar forma al metaverso del futuro, pero no son el futuro. La historia del metaverso está aún por escribir, concluye Gasston.

 

¿Qué es Balloon Marketing?AnteriorSigueinteUn "deepfake" de Dolph Lundgren suda a chorros en este maloliente spot de Old Spice

Contenido patrocinado