líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué Disney no compró Twitter

El motivo por el que Disney al final no compró Twitter (y por qué tiene que ver con Musk)

Ana Mora

Escrito por Ana Mora

Disney estuvo a punto de comprar Twitter, pero se echó para atrás y está más relacionado con Elon Musk de lo que parece.

Una de las noticias del año fue el anuncio por parte de Elon Musk de que iba a comprar Twitter, pero al final el magnate se echó para atrás. Bob Iger podría sentirse identificado con él. En 2016, el entonces CEO de Disney, se convenció de que su empresa debía ser dueña de esta red social porque sería una excelente forma de distribuir el contenido de la misma en todo el mundo.

Después, poco antes de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, decidió que no era tan buena idea y reculó. Iger ha contado partes de esta historia anteriormente, pero siempre ha resultado un poco confusa.

En sus memorias de 2019, aseguró que los consejos de administración de Disney y de Twitter habían llegado a un acuerdo, pero que luego se lo pensó mejor debido a la «mala leche» que reinaba en Twitter.

Sin embargo, esta respuesta no parece cuadrar demasiado, ya que, cualquiera que haya utilizado la plataforma, puede ver al instante que la amabilidad no es, precisamente, por lo que se caracteriza.

Recientemente ha ofrecido una versión más extendida de lo que sucedió, y lo ha hecho en el marco de la Code Conference. En esta, Iger explicó que Twitter habría sido una plataforma de distribución «fenomenal» para Disney, pero que habría venido con demasiados dolores de cabeza, entre ellos: los bots. ¿Te suena de algo esto? Seguramente sí, porque es la principal razón por la que Musk dice que ya no quiere hacerse con esta red social.

«Teníamos la intención de entrar en el negocio del streaming. Necesitábamos una solución tecnológica. Tenemos toda esta gran propiedad intelectual, no éramos una empresa tecnológica. ¿Cómo hacemos llegar esa propiedad intelectual a los consumidores de todo el mundo?», planteó.

«Pensamos en desarrollarnos nosotros mismos. Cinco años, 500 millones de dólares. No era el dinero, era el tiempo, porque el mundo estaba cambiando rápidamente. Y, al mismo tiempo, escuchamos que Twitter estaba contemplando una venta«, continuó.

«Entramos en el proceso inmediatamente, viendo a Twitter como la solución: una plataforma de distribución global. Se veía como una especie de red social. Nosotros lo veíamos como algo completamente diferente. Podíamos poner noticias, deportes, entretenimiento y llegar al mundo. Y, francamente, habría sido una solución fenomenal, en cuanto a la distribución«, dijo.

No obstante, cuando la negociación estaba a punto de terminar, Bob Iger se fue a su casa, lo meditó durante un fin de semana y pensó que no estaba avanzando en este tema con la suficiente precaución. «Sí, es una gran solución desde el punto de vista de la distribución. Pero vendría acompañada de tantos otros retos y complejidades que, como gestor de una gran marca mundial, no estaba preparado para asumir una gran distracción y tener que gestionar circunstancias que ni siquiera se acercaban a nada a lo que nos habíamos enfrentado antes«, señaló.

A continuación, fue cuando subrayó el tema de los bots. «Estimamos, con ayuda de Twitter, que una parte importante de los usuarios -no la mayoría- no era real«, declaró, para luego admitir que descontaba mucho el valor.

«Luego hay que tener en cuenta, por supuesto, todo el discurso de odio y el potencial para hacer tanto daño como bien. En Disney nos dedicamos a fabricar diversión, a no hacer nada más que el bien, aunque hoy en día hay otros que critican a Disney por lo contrario, lo cual es un error. Esto era algo que no estábamos preparados para asumir y yo no estaba preparado para asumirlo como director general de una empresa y pensé que habría sido irresponsable», añadió.

 

La fast fashion crece un 300% e impulsa la recuperación del sector de la modaAnteriorSigueinteUn spot de champú rompe con los ideales clásicos de belleza en la publicidad

Contenido patrocinado