Digital

¿Por qué los wearables no alcanzarán el éxito de los smartphones?

wearablesA medida que el auge de los teléfonos inteligentes madura, la industria tecnológica está decida a expandirse a través del emergente mercado de los wearables, pero existen una serie de problemas y barreras que parecen impedir que estos consigan conquistar a las grandes masas como lo han hecho los smartphones.

Su funcionalidad no convence a las grandes masas

La mayoría de estos dispositivos están diseñados para que los usuarios puedan hacer un seguimiento minucioso de determinadas actividades de su vida. Por ejemplo los wearables destinados a deportistas que les permiten monitorizar su actividad física utilizando pequeños relojes o pulseras. El problema reside en que la gran mayoría de personas no tienen ni tiempo ni están interesados en hacer un seguimiento de sus actividades a través de un pequeño accesorio digital. Muchas voces señalan que este tipo de accesorios sólo tendrán éxito en personas que sean narcisistas o que estén muy motivados con sus actividades.

La tecnología no sabe diseñar en consonancia con la moda

Estamos acostumbrados a llevar accesorios como relojes y joyas a diario como una forma de expresar nuestra identidad al resto. Por ejemplo, Apple ha conquistado gran parte del mercado de los smartphones casi con el mismo diseño de su teléfono. Ahora iPhone se enfrenta con el diseño de su gran pantalla al problema de la funcionalidad y luchar con las escalas establecidas por la moda en sus accesorios. Pocos en el sector de la tecnología entienden los riesgos que conllevan los diferentes diseños dentro del contexto del mundo de la moda.

La tecnología aún no está preparada

El principal obstáculo al que se enfrentan los dispositivos actuales es la vida limitada de las baterías y para muchos usuarios supondría una nueva molestia el tener que cargar otro gadget. Pero sí, incluso los avances tecnológicos consiguen solventar este problema, la gran pregunta es ¿qué exactitud y validez tendrán los datos recogidos por estos dispositivos?

Por esta razón la industria está diseñando wearables que no se limiten a la monitorización de la actividad deportiva sino que está avanzando hacia el campo de la salud con dispositivos que puedan informar a los usuarios de su ingesta diaria de calorías o incluso sobre la calidad del sueño con el objetivo de hacerlos más atractivos entre el público.

La utilidad de los wearables está desapareciendo

Los wearables parecen estar orientados a aquellos usuarios que muestran un perfil bastante interesado en lo que conocemos como “internet de las cosas”. El problema es que ese “internet de las cosas” avanza a pasos agigantados y solapa las funciones ofrecidas por muchos wearables reduciendo las molestias en los usuarios. ¿Por qué llevar una pulsera que controle la calidad de tu sueño si existen colchones que incluyen sensores que pueden hacer este trabajo de una forma más cómoda?

En este sentido la mayor amenaza para estos dispositivos son los smartphones que cada vez disponen de un mayor número de utilidades y aplicaciones que nos resuelven problemas cotidianos sin necesidad de incorporar un nuevo dispositivo a nuestras vidas.

La pregunta es ¿existe un nicho importante de mercado para los wearables?

Como sucede en todos los sectores encontramos apasionados de la tecnología y personas obsesionadas con controlar sus actividades al milímetro que ven en estos dispositivos una buena herramienta.

Si las empresas mantienen un enfoque alejado de factores estéticos y centrado en la funcionalidad, no todo está perdido. Un ejemplo sería el diseño de wearables centrados en la localización de los empleados, un mercado que comienza a mostrar signos emergentes.

Si las empresas mantienen un enfoque claro de ojos en el equilibrio de los casos de uso creíbles con las limitaciones y la estética de factor de forma, no todo está perdido. Por ejemplo, el mercado para el seguimiento de la localización de los empleados muestra signos de despegar.

Otro sector potencial lo encontramos en la tele asistencia para personas mayores o enfermas que podrían mejorar su calidad de vida utilizando pequeños dispositivos que ofrezcan datos fiables y de calidad ya que en la actualidad este es un mercado anticuado y fragmentado.

Uno de los salvavidas para la industria de los wearables es eludir las cuestiones estéticas y centrarse en que estos dispositivos sean menos visibles como es el caso de los parches que actúan como monitores para controlar los niveles de glucosa o los avances en las lentes de contacto.

La mayoría de voces señalan que el futuro de los wearables pasa por los relojes inteligentes ya que requieren una intervención mínima en lo que a tecnología se refiere para que incorporen nuevas funcionalidades y salva la cuestión estética ¿quién no lleva puesto un reloj?

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir