Digital

Siri, el talón de Aquiles de Apple

¿Por qué la parlanchina Siri de Apple tiene la cabeza llena de serrín (virtual)?

Pese a ser pionera en el ámbito de los asistentes de voz, Siri es a día de hoy mucho menos "lista" que sus principales rivales en el mercado: Alexa de Amazon y Google Assistant.

siriApple fue una de las primeras empresas “techies” en hincar el diente a los asistentes de voz cuando hizo hueco a Siri, allá por el año 2011, en el iPhone 4S. Los asistentes virtuales de Amazon y Google vendrían después, pero se las han ingeniado para hacer morder el polvo a Siri, que no sale demasiado bien parada en el recién estrenado altavoz inteligente de Apple: HomePod.

Pero, ¿por qué siendo pionera en el ámbito de los asistentes de voz Siri se ha quedado tan sorprendentemente desfasada? La respuesta a esta pregunta parece pasar por la rivalidad entre diferentes equipos dentro de la empresa de la manzana. Así lo deja entrever al menos un reciente reportaje de The Information.

A juicio de los ex trabajadores de Siri (compañía comprada por Apple en 2010), la compañía de Cupertino ha desaprovechado durante mucho tiempo el potencial del célebre asistente de voz por negarse a abrir su plataforma a terceros.

Alexa, el asistente de voz de Amazon (que sí está abierto a terceros), dispone de aproximadamente 25.000 “”kills”, muchas de las cuales han sido desarrolladas por empresas ajenas a la compañía liderada por Jeff Bezos.

Por su parte, Google Assistant, el asistente virtual de Google, alberga en sus entrañas más de un millón de “actions” (vinculadas también a terceros).

Apple no ha permitido que desarrolladores externos se internaran en Siri hasta el año 2016. Y según The Information, hay hasta el momento apenas diez aplicaciones desarrolladas mediante SiriKit (y con la firma, por lo tanto, de desarrolladores externos). Se trata de una cifra que parece inevitablemente un chiste sin la comparamos con las arrojadas sobre la mesa por Alexa y Google Assistant.

A diferencia de Alexa, cuyos inicios fueron sumamente prometedores desde el principio, el debut de Siri estuvo plagado de dificultades. Sobre todo porque la empresa de la manzana subestimó la demanda que iba a tener su asistente de voz y los servidores de Siri quedaron claramente sobrepasados.

En las bambalinas de Siri hay también un conflicto (acalorado) que tiene como telón de fondo una pregunta: ¿debe el asistente de voz convertirse o no en un buscador? Steve Jobs contempló siempre Siri como un proyecto de inteligencia artificial. Desde su punto de vista, un eventual buscador mediante voz debería llevar la firma de otros “players” mucho mejor preparados en este sentido (Google, por ejemplo). ¿El problema? Que la inteligencia artificial, para funcionar adecuadamente, necesita pertrecharse inevitablemente de funciones de búsqueda.

Durante los últimos Apple ha adquirido compañías especializadas en búsquedas como Topsy que lejos de solventar los problemas de los usuarios no han hecho sino añadirles más complejidad (y toneladas de confusión). La tecnología de Topsy está integrada en Spotlight, la función de búsqueda de los ordenadores Mac de Apple, desde los cuales los usuarios obtienen respuestas diferentes a idénticas preguntas (dependiendo de si recurren a Siri o a Spotlight).

A día de hoy está claro que Siri se ha quedado claramente rezagada respecto a la competencia. Mientras Alexa y Google Assistant son capaces de responder sin problemas y de manera correcta a preguntas complejas, el asistente de voz de Siri no va más allá de respuestas extraídas de Wikipedia en muchas de sus réplicas.

Los problemas de Siri han quedado más evidenciados que nunca en el nuevo altavoz inteligente HomePod. Aunque quienes tienen ya en sus manos este dispositivo han alabado de manera encendida el hardware y la calidad de audio de HomePod, se han lamentado también del torpe funcionamiento de Siri, cuyo rendimiento es aquí bastante peor que en el iPhone y queda a la altura del betún si lo comparamos con el de Alexa en Echo y el de Google Assistant en Google Home.

Está claro que ni siquiera la empresa más valiosa del mundo (y artífice de innumerables “bestsellers”) es perfecta. La “torpona” Siri da desde luego fe de ello.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir