líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Digital Marketing

Proyecto Debater ha hecho su primera intervención en el Think 2019 de IBM

Proyecto Debater, el primer robot tertuliano

La inteligencia artificial avanza a pasos agigantados, dejando como muestra a Proyecto Debater de IBM, un robot capaz de participar en debates.

Proyecto DebaterImaginen un debate en el que una de las partes no sea un humano. Puede resultar desconcertante, pero en los tiempos que estamos podría convertirse en una realidad en los próximos años. Es el caso de Proyecto Debater, un robot con forma de columna negra, que únicamente enseña una discreta luz ovalada cuando habla, sin ninguna pretensión de parecerse a un humano.

Proyecto Debater tiene una mecánica voz de mujer, que podría recordarnos a Alexa o Siri, pero no, ya que razona, entiende argumentos e incluso bromea, como muestra del gran avance de la inteligencia artificial. Sin embargo, sus temas son limitados, su exposición puede flaquear en ciertos aspectos y el formato de sus intervenciones es fijo.

«No puedo experimentar la pobreza directamente y no tengo quejas sobre mis propios estándares de vida», dice Proyecto Debater en su primera intervención en público. Los allí presentes ríen, sorprendidos por el nivel de humor aceptable, al tratarse de una máquina.

Este lunes, en el marco de Think 2019 de IBM en San Francisco, tuvo que enfrentarse verbalmente a Harish Natarajan, graduado de Oxford y Cambridge y con más victorias del mundo en campeonatos de debate. El formato incluía dos rondas de 4 minutos y otra final de 2 minutos para concluir, y donde ganaba el que consiguiese cambiar de opinión a más gente sobre si «el Estado debe subvencionar la educación preescolar». Así, Natarajan defendía que el Estado no debía hacerse cargo de la educación de los más pequeños, por lo que con convencer a unos cuantos asistentes le bastó.

Ante la pregunta al público de «¿quién ha enriquecido más tu conocimiento?», ganó Proyecto Debater, con un 60%, ya que su base de datos incluye 10.000 millones de frases y 400 millones de artículos. No se puede comparar la gran cantidad de datos ni con la Enciclopedia Británica (5,8 millones de artículos), ni con Wikipedia en todas las lenguas (40 millones).

Y es que, mientras Proyecto Debater basaba sus argumentos en estudios de la Universidad de Melbourne o Duke sobre niños sin estudios, Natarajan expresaba bien su opinión, pero sin ninguna evidencia, basándose más en la retótico. Además, la máquina no se pasaba nunca del tiempo asignado, mientras que su contrincante superaba el tiempo siempre.

Por otro lado, las bromas que realiza Proyecto Debater las saca de una «bolsa» de ironías, dándole una personalidad de robot. «Su reto es sacarlas en el momento justo», señala Noam Slonim, director del Proyecto Debater en Haifa (Israel). Su mérito se basa en escuchar además de razonar lo que dice su rival, entender el núcleo de los argumentos y rebatirlo.

«Para empezar, a veces escucho a mis oponentes y me pregunto si quieren, si prefieren a la gente en sus puertas pidiendo dinero, que haya gente sin comer y agua potable. Dar oportunidades a los menos afortunados debería ser una obligación moral de cualquier humano», dice Proyecto Debater. Es sorprendente, ya que da argumentos morales y humanos sin serlo.

Tras más de 6 años desarrollando el proyecto, Noam Slonim y Ranit Aharonov, se asombran cuando da algunos argumentos cercanos al «conocimiento». Su inteligencia artificial es «más amplia», expone Slonim.

Sin embargo, Proyecto Debater solo puede debatir en un terreno previamente preparado. Los investigadores tienen una lista de temas sobre los que debatir, y el departamento de comunicación de IBM escoge uno que sea actual y no vaya a generar enfrentamientos. Así, actualmente sería imposible que realizase una entrevista, ya que necesita una tesis que apoyar o reportar. Además, el programa solo entiende y habla en inglés.

Debater es tan bueno para defender una postura como su contraria. Desde IBM no ven otra aplicación que junto a humanos, donde el robot daría todos los argumentos a favor y en contra de un asunto. También tiene una posible aplicación en la educación: «Fomentaría el pensamiento crítico». Así, queda claro que, de momento, no es competencia, sino colaboración.

En San Valentín se usan aplicaciones para ligar un 20% másAnteriorSigueinte"Sí, quedo" se despide con un último capítulo el día de los enamorados

Noticias recomendadas