Digital

Por qué la publicidad digital (y también el content marketing) tienen en Matrix su hogar

matrixEl marketing de contenidos tiene actualmente derretidos del amor a la mayor parte de los marketeros, que han encontrado en esta fórmula marketera una suerte de “curalotodo” para los múltiples males que le acucian. Sin embargo, ¿cómo de bien (o mal) se desenvuelven los marketeros en el universo del content marketing? Si hacemos caso de un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la consultora Companion, parece que no muy bien.

Hoy por hoy los empresas que le han hincado ya el diente al marketing de contenidos tienen un grado de madurez de apenas el 44%. Para calcular el grado de madurez de las compañías en relación con el content marketing Companion tomó como referencia seis criterios distintos: creación de contenidos, distribución de contenidos, compra de medios, control de medios, medición del contenido y medición del “share of voice”.

Donde mayor grado de madurez demuestran actualmente los marketeros es en lo referente a la creación de contenidos (56%). La otra cara de la moneda es el control de medios, donde el grado de madurez de los marketeros (“alérgicos”, al parecer, a los cifras de rendimiento y a los reportes de eficiencia) se queda en apenas un 31%.

El camino de los marketeros hacia la madurez (total) en lo que al content marketing se refiere es todavía muy largo y muy pocas empresas le toman hoy por hoy la medida a esta disciplina de la manera adecuada (y libre de cortapisas presupuestarias), asegura Michael Heine, responsable de estrategia e-business y controlling de Companion.

En el marketing de contenidos y en su “prima hermana”, la publicidad digital, Heine está convencido, por otra parte, de que los marketeros, rodeados como están por todas partes de ingentes cantidades de datos, viven desde hace mucho tiempo en una suerte de Matrix (similar a la de la película homónima).

Y en Matrix, añade Heine, “la era de los hypes digitales ha pasado afortunadamente a mejor vida”. Las empresas no se precipitan ya (alocadamente) al “the next big thing”, sino que se están tomando (por fin) tiempo para involucrarse en las cosas que ya tienen entre manos (el marketing de contenidos, por ejemplo).

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir