líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Lo de la publicidad online con el internauta es acoso y derribo (y hay represalias)

Digital MarketingEl acoso en el que incurren las marcas con la publicidad online se vuelve contra ellas

La publicidad online intrusiva se vuelve como un bumerán contra las marcas

Lo de la publicidad online con el internauta es acoso y derribo (y hay represalias)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La mayor parte de los internautas ha sufrido en sus propias carnes experiencias de naturaleza negativa con la publicidad online.

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Tras hacer una inocente búsqueda de un producto en internet anuncios directamente emparentados con el artículo de marras nos persiguen vilmente en la red de redes durante semanas (aun habiéndolo comprado ya). La publicidad online de naturaleza intrusiva se troca a menudo una suerte de bumerán que se vuelve en contra de los anunciantes (de quienes los consumidores terminan huyendo como de la peste).

De acuerdo con un reciente estudio de parcelLab y YouGov, la mayor parte de los internautas ha sufrido en sus propias carnes experiencias de naturaleza negativa con la publicidad online. Solo una tercera parte de los internautas declaran no haber sido confrontados jamás con anuncios inapropiados en internet.

En el extremo opuesto el 25% de los internautas se lamenta de ver en la red de redes banners de productos que ya ha adquirido con anterioridad. El 10% de los usuarios se sienten además perseguidos por anuncios que están en realidad dirigidos al sexo opuesto o a grupos de público objetivo para los que en su día compraron algún regalo en internet. Y no solo eso. El 11% de los internautas continúa contemplando publicidad de productos que ha devuelto ya previamente (incluso después de habérselo notificado a la compañía correspondiente).

Las mujeres (63%) se sienten en términos generales más importunadas por la publicidad de naturaleza no ajustada a sus intereses que los hombres (59%). Por su parte, los usuarios de entre 18 y 24 años (78%) son más sensibles a la publicidad que los consumidores de más de 55 años (52%).

El consumidor está dispuesto a infligir castigos a las marcas que le mortifican con su publicidad online

Aunque la mayor parte de los internautas se limita a sufrir en silencio los desatinos cometidos en nombre de la publicidad online, un buen número de usuarios se toman la molestia de pasar a la acción. De hecho, uno de cada cinco internautas ha bloqueado ya la publicidad de ciertas marcas. Y el 14% de los consumidores han llegado a sentirse tan incomodados que ya no compran productos y servicios de las marcas que les acosan con su publicidad en la red.

El 5% de los internautas ha hecho llegar sus lamentos a las marcas a través de las redes sociales y el 9% ha contacto con el servicio de atención al cliente de la empresa correspondiente para denunciar casos de publicidad online a todas luces intrusiva.

Para ayudar a los anunciantes a conectar de manera más eficiente con sus clientes a través de la publicidad online ParcelLab les recomienda poner el acento en determinados momentos emocionales en el proceso de compra. Los consumidores están particularmente abiertos a la publicidad inmediatamente después de haber recibido en su domicilio un pedido. Y desarrollan, por el contrario, sentimientos más negativos cuando van a devolver los productos que han adquirido previamente. El 45% de los internautas confiesa que las devoluciones son definitivamente la parte más molesta de realizar compras online. Al fin y al cabo, cuando el consumidor devuelve un producto, lo hace a menudo porque este no ha cumplido satisfactoriamente sus expectativas.

«La lealtad del cliente no se conquista persiguiendo al comprador en la red mediante el targeting», enfatiza Anton Eder, cofundador de parcelLab. «Es mucho mejor acompañar al cliente en el ‘customer journey’, identificar los momentos más emocionales en el proceso de compra y sorprenderle una y otra vez con experiencias suficientemente excelsas», añade.

Las grandes plataformas digitales no son ajenas al acoso y derribo al que someten el internauta con la publicidad online y por eso están poniendo palos en las ruedas al «tracking» excesivo (también con el ánimo de proteger más adecuadamente la privacidad del internauta). Google prevé, por ejemplo, dar la espalda a las «cookies» de terceros en el navegador Chrome y en Android y en los dispositivos móviles de Apple el usuario puede burlar por completo, si así lo desea, el «tracking».

 

Duelo de supermercados: Lidl es el que más visualizaciones acumula en sus campañas de redes socialesAnteriorSigueinteConcha Wert recibirá el Premio c de c de Honor 2022

Contenido patrocinado