líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La publicidad personalizada, una bendición que se troca en maldición a ojos de muchos usuarios

Digital MarketingMuchos usuarios detestan la publicidad personalizada

La publicidad personalizada no es tan útil como la pintan

La publicidad personalizada, una bendición que se troca en maldición a ojos de muchos usuarios

El 57% de los usuarios no desea contemplar anuncios personalizados en las redes sociales porque estos echan raíces en detalles que son a veces de naturaleza muy íntima.

Aunque empresas como Facebook y Google dedican arrebatadas lisonjas a la publicidad personalizada (que es, no en vano, la columna vertebral de su negocio), lo cierto es que el usuario no se muestra ni mucho menos tan entusiasmado con este tipo de publicidad.

Y eso que la personalización logra que por las retinas del consumidor desfilen anuncios de productos que están en sintonía con su propia panoplia de gustos y necesidades. Sin embargo, escándalos como el protagonizado por Cambridge Analytica ha hecho que el consumidor contemple la personalización inherente a la publicidad digital con elevadas dosis de escepticismo (pues la transparencia en lo que a la compilación de datos se refiere es a menudo completamente nula).

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Francia y Alemania por YouGov y Global Witness, el 57% de los 2.000 usuarios consultados no desea contemplar anuncios personalizados en las redes sociales porque estos echan raíces en detalles que son a veces de naturaleza muy íntima. En realidad solo el 11% de los usuarios dice no tener problema alguno con que se haga uso de sus datos personales con fines publicitarios.

Lo que llena los bolsillos a Facebook y compañía es motivo de zozobra para el usuario

Al consumidor le resulta particularmente incómodo que los anunciantes puedan llegar a clasificarle en función de sus ingresos, su historial médico o sus opiniones políticas. El 87% asegura que las redes sociales no deberían poder desplegar anuncios basados en el poder adquisitivo de la audiencia. Y el 52% expresa idéntica opinión en relación con los anuncios segmentados en base a la edad del usuario.

Los consumidores dan cuenta, eso sí, de un menor índice de resquemor cuando la publicidad personalizada que llega a sus ojos echa anclas en información que ellos mismos han publicado en las redes sociales de manera completamente voluntaria. Mucho más enojo provoca en el consumidor que la publicidad esté basada en datos compilados en base a su comportamiento en las plataformas 2.0 y en la red de redes en general.

Además, el 42% de los usuarios cita el exceso de publicidad como motivo para reducir el tiempo volcado en los social media.

A la luz de estos datos, parece que tanto los anunciantes como las redes sociales harían bien en ser más transparentes a la hora de compilar datos personales del consumidor. Quizás la controvertida y vituperada App Tracking Transparency (ATT) de Apple sea un modelo a seguir después de todo.

 

Solán de Cabras innova con un dispensador sostenible para HosteleríaAnteriorSigueinteLa vida es una alegre hecatombe en este spot de John Lewis al ritmo de Barbra Streisand

Noticias recomendadas