Digital Marketing

Los ingresos publicitarios de los publishers siguen siendo muy dependientes de las cookies

Puede que estén en coma, pero las cookies siguen siendo muy "nutritivas" para los publishers

Aunque la suya parece la crónica de una muerte anunciada, lo cierto es que las cookies continúan desempeñando un rol absolutamente vital en la facturación de los publishers.

cookiesLas cookies, cada vez más denostadas, están con un pie en la tumba (sobre todo después de que Google haya decidido darles portazo en Chrome), pero lo cierto es que siguen siendo esenciales para dar fuelle a los ingresos de los publishers.

Pensadas para ayudar a las webs a rastrear las actividades de sus visitantes, las cookies están en todas partes y forman parte de nuestra rutina diaria en la red de redes.

Apoyándose en esa compilación de datos que son las cookies las webs pueden brindar una experiencia más personalizada a sus usuarios (que son agasajados de esta forma con contenido verdaderamente relevante).

Pero las cookies son también extraordinariamente útiles una vez el usuario ha abandonado la web donde éstas han sido recopiladas. Gracias a las cookies los publishers pueden, de hecho, hacer llegar a anuncios a clientes potenciales en webs ajenas a la suya propia.

Es evidente que, aunque vilipendiadas, las cookies son dueñas de no poca utilidad tanto para anunciantes como para publishers, pero ¿cuál es el verdadero impacto de su completa erradicación de la red de redes?

La cookies siguen siendo vitales en términos publicitarios para los publishers

En torno a esta pregunta pivota precisamente un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos y publicado por INFORMS. Y para responder adecuadamente a esta pregunta la investigación pone el foco en aquellos internautas que apuestan por el "opt-out" y deciden rechazar las cookies compiladas por las webs que tienen a bien visitar.

Los usuarios "opt-out" generan en términos generales un 52% menos ingresos publicitarios que los internautas que sí deciden aprobar las cookies.

De acuerdo con el informe, en el que han tomado parte investigadores de la Universidad de Boston, la Universidad de Colorado y la Universidad de Rochester, la imposibilidad de llegar a los usuarios "opt-out" se traduce en pérdidas de 8,58 dólares en términos de inversión publicitaria por cada internauta que decide negar su consentimiento a la recopilación de cookies. Ni que decir tiene que esta sangría se ceba sobre todo y ante todo con los publishers.

El estudio da cuenta, por otra parte, de una paradoja con la privacidad del usuario como protagonista.

Si bien el 66% de los consumidores estadounidenses dice estar en contra de la publicidad que echa anclas en las cookies, lo cierto es que este parecer no se refleja en el índice de usuarios que deciden hacer "opt-out" (que a sigue siendo a día de hoy extraordinariamente bajo).

Al otro lado del charco muy pocos internautas se resisten a dar su consentimiento para recopilar cookies. Y en consonancia solo el 0,23% de las impresiones publicitarias que se generan en Estados Unidos emanan de los usuarios "opt-out".

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir