Digital

Putin intenta acabar con el sector digital ruso: Yandex, VK y otras webs de éxito, en el punto de mira

yandexEl sector digital ruso está viviendo un momento de gran auge, empresas como Yandex, el buscador online ruso y portal más visitado del país, VK, una red social con más de 110 millones de usuarios y otras web están viviendo un buen momento.

Pero parece que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, no está contento con el éxito de estas grandes empresas digitales patrias, y está comenzando a organizar su propia cruzada en contra de ellas.

Yandex, el gran buscador ruso que ha conseguido incluso batir a Google y que ya cuenta con 5.000 empleados, se está enfrentando ahora al mayor enemigo: Putin. El presidente ruso duda del sentimiento patriótico del buscador y no aprueba sus lemas de libertad en la red.

Putin ha acusado a Yandex de presentarse como un medio de masas ejerciendo demasiado poder sobre la población además de estar demasiado influenciado por fuerzas extranjeras y dirigido por ejecutivos norteamericanos y europeos.

Las palabras de Putin han hecho mucho daño al buscador, y sus acciones cayeron ese mismo un 5% a pesar de haber presentado el día anterior sus resultados económicos con un crecimiento del 20% en los beneficios.

La enemistad de Putin con la libertad que ofrece la red lleva tiempo gestándose, y su ley de internet busca censurar las páginas críticas hacia el gobierno, pero hasta ahora no había intentado acabar con las empresas más exitosas del panorama digital, que representan uno de los pocos éxitos empresariales de la nueva Rusia.

Otra de las webs fuertemente afectada por Putin es VK, el ‘Facebook ruso’. La red social que cuenta con más de cien millones de usuarios está ahora bajo el control de dos importantes aliados de Putin, tras haber despedido a su CEO, Pavel Durov, que se ha visto además obligado a abandonar el país.

Las presiones del Kremlin sobre VK llegaron acompañadas de una aplicación a rajatabla de la ley rusa contra el extremismo, por la cual a partir de marzo fueron censuradas varias importantes páginas web opositoras y proucranianas. El martes pasado, el Parlamento ruso aprobó una ley que obliga a las redes sociales a tener sus servidores en Rusia y a guardar toda la información de sus usuarios durante por lo menos seis meses.

Parece que la libertad de expresión digital en Rusia está en la cuerda floja, y poco a poco el poder de Putin va acabando con las grandes webs que no se adecúan a los ideales del líder ruso.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir