Digital

Estas son las principales preocupaciones digitales del consumidor

¿Qué preocupaciones salen del cascarón de la digitalización? Los consumidores responden

Aunque arrebatadora útil, la digitalización incide negativamente en el bienestar personal del consumidor y provoca en él hondas preocupaciones.

digitalizaciónLa digitalización ha traído bajo el brazo toda una pléyade de beneficios jugosísimos que el consumidor paladea con fruición, pero también una larga retahíla de desventajas (algunas de ellas difícilmente digeribles).

Pero, ¿qué le quita el sueño al consumidor cuando la digitalización emerge en el horizonte? Dentsu Aegis Network se ha tomado la molestia de responder a esta pregunta y para ello se ha aliado con la empresa de investigación de mercado Oxford Economics a fin de entrevistar a 43.000 consumidores oriundos de 24 países diferentes y tratar así de dilucidar sus grandes preocupaciones digitales.

De acuerdo con el informe, sólo el 45% confía en las organizaciones a la de hora de proteger la privacidad de sus datos personales. Y una proporción similar (el 44%) ha tomado ya medidas para reducir la cantidad de datos compartidos al calor de la red de redes.

En términos generales la falta de confianza y la honda preocupación por su bienestar personal está empujando a los consumidores a buscar un equilibrio más saludable en su consumo, a todas luces desbocado, de medios digitales.

La digitalización y su perverso impacto en el bienestar personal del consumidor

Uno de cada tres consumidores asegura que la ubicua tecnología digital está teniendo un efecto negativo en su salud y en su calidad de vida. Y el 57% dice estar avasallado por el frenético ritmo del cambio, un porcentaje que escala hasta más del 80% en mercados como Brasil, China e India.

El 58% de los consumidores considera que no se está haciendo lo suficiente para garantizar que la tecnología digital beneficie realmente a todos y cada uno de quienes conforman la sociedad.

Ocho de cada diez consumidores afirman, por otra parte, haber dejado de hacer negocios con organizaciones que han demostrado hacer un mal uso de sus datos personales. En esta misma línea el 27% dice haber instalado ad blockers, el 21% ha limitado la cantidad de tiempo invertida en internet y el omnipresente smartphone, y el 14% confiesa haber desactivado algún perfil 2.0.

“Si bien la innovación, el dinamismo y el crecimiento emanados de la tecnología digital constituyen la tendencia económica más definitoria de nuestra era, el impacto humano derivado de ese cambio es tremendamente complejo y algunas áreas es inevitablemente fuente de preocupación”, explica Tim Andree, presidente ejecutivo y CEO de Dentsu Aegis Network.

“En último término la innovación digital debe estar al servicio de necesidades humanas fundamentales”, añade Andree. “Tenemos que encontrar una manera más sostenible de aplicar conjuntamente datos, tecnología y creatividad, de manera que estos redunden no sólo en beneficio de la economía sino también en beneficio de la sociedad y de los individuos que la conforman”, apostilla.

En su estudio Dentsu Aegis Network recomienda a las organizaciones poner el acento en el engagement y no tanto en el alcance para ayudar a los consumidores a emprender su propia desintoxicación digital y darles opción de interactuar con las marcas de acuerdo con sus propios términos (y no los impuestos desde fuera).

Te recomendamos

Inspirational

vueling

A3Media

The trade lab

Compartir