Digital

¿Quiere trabajar en Google? Evite estas 5 meteduras de pata en su currículum

GoogleGoogle es un auténtico “rompecorazones” en el universo de los recursos humanos. Sus originales y divertidas oficinas y sus envidiables condiciones de trabajo han convertido al gigante de internet en el codiciado objeto de muchos trabajadores. No en vano, Google encabeza cada año el ranking de las mejores empresas para trabajar de la prestigiosa revista Fortune.

Con la vitola de la mejor empresa del mundo para trabajar, no es de extrañar que cada día lleguen a Google miles y miles de currículos procedentes de todos los rincones del planeta. Pero, ¿cuántos pasan realmente el corte? Pocos, muy pocos. Y es que como bien señala Lazslo Bock, vicepresidente de Recursos Humanos en Google, muchos de los currículos que llegan todos los días a la compañía de Mountain View son víctimas de errores tan garrafales como increíblemente comunes. Bock los enumera a continuación en un artículo para LinkedIn:

1. Erratas
Es una metedura de pata muy obvia, pero lo cierto es que el 58% de los currículos contiene erratas, según un estudio de CareerBuilder. Para poner coto a las tan temidas erratas y detectarlas a tiempo, es recomendable cambiar temporalmente la fuente empleada en el currículum, leerlo de abajo hacia arriba en lugar de arriba hacia abajo y evitar perder el tiempo en modificaciones “diminutas” e innecesarias.

2. Longitud
Menos es más en un currículum vitae. Es recomendable que un currículum ocupe un máximo de dos páginas. Un currículum es más que una cronología detallada del historial profesional del candidato. Es sobre todo el documento “marketero” con el que el aspirante a empleado se vende a sí mismo. Y cuanto más breve sea ese documento, más efectivo será de cara al espectador, en este caso el responsable de recursos humanos.

3. Formatos “creativos”
En el universo de los currículos el contenido importa mucho más que el estilo que envuelve ese contenido. En este sentido, es mucho mejor un currículum de “look” clásico y perfectamente legible que otro muy creativo pero de difícil lectura.

4. Información confidencial
Es muy importante no “irnos de la lengua” a la hora de describir nuestra experiencia profesional en nuestro currículum, sobre todo si esa experiencia profesional atañe a empresas con estrictas políticas de confidencialidad. Haber trabajado en una compañía con una política de confidencialidad muy estricta y señalar en el currículum que dicha empresa es un importante fabricante de software con sede en Redmond es, por ejemplo, motivo de rechazo inmediato en Google. Esta triquiñuela de “decir sin decir” no inspira definitivamente la confianza de posibles empleadores.

5. Mentiras
La gente miente en todo tipo de cosas en su currículum, en sus titulaciones, en las instituciones educativas donde ha cursado sus estudios, en su experiencia profesional, en las empresas para a las que ha trabajado, en el tamaño de los equipos a su cargo, etc. ¿El problema? Que el universo laboral las mentiras tienen las patas muy cortas y tarde o temprano se revelan como tales. Si tenemos ciertas “lagunas” en nuestro currículum, podemos recurrir a la creatividad para intentar maquillarlas, pero en ningún caso a la mentira.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir