Digital

Las redes sociales han sido acusadas por no velar por los derechos digitales de los menores

jovenesLos gigantes de las redes sociales Twitter, Facebook e Instagram han sido reprendidos tras haber sido descubiertas las irregularidades sobre sus políticas de privacidad y sobre cómo se gestiona la huella digital de los usuarios, lo que podría ser nocivo en el colectivo de los niños que los usan.

Para corregir estas inclemencias en el entorno de las redes sociales, se ha propuesto el nombramiento de una figura que represente los intereses de los niños, así como un programa de ciudadanía obligatorio donde se expliquen los riesgos que cualquiera puede sufrir, para así instruir a los niños y evitar posibles problemas.

Se busca evitar los términos opacos y las cláusulas ambiguas dentro de las redes sociales en cuanto al uso que se le puede dar a los datos personales, punto al que son totalmente ajenos los más pequeños.

Los derechos digitales de los niños deben ser protegidos pues, a día de hoy, son tan importantes como los que pueden tener los de carácter offline. Según argumenta la directora de Children's Commissioner for England, Anne Longfield, “es totalmente irresponsable dejarlos vagar por un mundo para el que están mal preparados; es vital que los niños entiendan con los que están de acuerdo al aceptar una serie de términos y condiciones”.

La media de estos contratos que se firman se extienden hasta las 17 páginas, lo que si pueden llegar a desconcertar a un adulto, sobra imaginar a un niño.

Tras numerosas quejas sobre este aspecto, no son pocas las redes sociales que han contestado resaltando sus “transparentes” políticas, como fue el caso de Instagram, quien la defendió refiriéndose a su requisito de creación de cuentas donde el usuario ha de ser mayor de 13 años. Además, puso sobre la mesa las herramientas con las que cuenta para reportar las cuentas menores de esa edad.

La regulación de internet a los menores siempre ha sido caldo de cultivo, pues las medidas restrictivas para redes sociales o para otras páginas que pueden resultar sensibles como las de pornografía no cuentan con ninguna medida real desde las propias plataformas para que un niño no pueda acceder a consumirlo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir