Digital

Por qué el RGPD es el "efecto 2000" resucitado

El RGPD saca de la tumba al cadáver (momificado) del "efecto 2000"

Puede que el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) tenga a muchos con el miedo metido en el cuerpo, pero lo cierto es que sus consecuencias serán idénticas a los del "efecto 2000". Es decir, ningunas.

rgpdHoy entra en vigor el cacareado (y temido) Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la UE, que aspira a unificar todas las normas relativas a la salvaguardia de la información privada del consumidor a largo y ancho de la Unión.

Sin embargo, lo que para el consumidor es (o eso parece) una evidente mejoría puesto que podrá defenderse mejor de los ataques a su privacidad por parte de las empresas, para muchas compañías es algo asombrosamente similar al apocalipsis.

Que el RGPD es una suerte de hecatombe para la economía (sobre todo para la que echa raíces en la red de redes) es lo que puede desprenderse al menos de las declaraciones (histéricas) de última hora de las empresas afectadas por la nueva norma, señala Michael Kroker en una artículo publicado en su blog personal.

A los que ahora se llevan las manos a la cabeza se les olvida, no obstante, un dato: que el RGPD entró en realidad en vigor el 24 de mayo de 2016 y que la Comisión Europea ha concedido a las empresas un periodo de gracia de dos años para adaptarse a la nueva norma (y ese periodo concluye hoy).

El gimoteo generalizado con el que muchas compañías están afrontando el nuevo RGPD es inevitablemente deudor de la negligencia de quienes tantísimo se rasgan ahora las vestiduras por la nueva normativa.

Cierto es, de todos modos, que muchos detalles del nuevo reglamento están sumidos en una profunda oscuridad de la no saldrán hasta que la ley entre de verdad en funcionamiento (con sanciones contantes y sonantes).

Pero lo más seguro es que, pese a la tormenta que profetizan algunos que provocará el nuevo RGPD, haya calma chicha en el nuevo escenario europeo de la protección de datos.

Hace 19 años, cuando el año 2000 asomaba en el horizonte y con él un nuevo milenio, muchos temblaron también de miedo. Se suponía que el denominado “efecto 2000” iba a colapsar los sistemas informáticos en todos los rincones del planeta. Sin embargo, el año 2000 llegó, nos comimos las uvas y todo siguió igual después de todo.

El RGPD que tan acogotadas tiene a algunas empresas no es sino una nueva e inofensiva versión del “bug” Y2K, ese que iba supuestamente a provocar el “efecto 2000”, concluye Kroker.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir