Digital

Se busca CEO para compañía de 68.000 millones de dólares

Esta misma semana conocíamos la dimisión de Travis Kalanick como CEO de Uber, compañía que él mismo cofundó y que ha dirigido en los últimos años.

Sin embargo, las sucesivas polémicas con casos de acusaciones de discriminación, acoso sexual e investigaciones por parte de la justicia americana han provocado el enfado de los inversores y el aumento de las presiones que han acabado apartando a Kalanick de la compañía.

Ahora, Uber tiene una vacante por cubrir y, aunque de momento es pronto para apostar por un nombre concreto, la prensa estadounidense ya comienza a especular sobre quién será el que tome el relevo.

Algunos de los candidatos que suenan fuerte para asumir el mando de la compañía, y que recopila ABC News, son Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook y que cuenta con una trayectoria de gran éxito en la red social. No obstante, Sandberg también es miembro de la directiva de The Walt Disney Company y los rumores también apuntan a que podría ser el relevo del actual CEO Robert Iger.

Otros peces gordos, pero en este caso de la industria automovilística, como Alan Mulally, al frente de Ford desde 2006 hasta 2014, y su sucesor, Mark Fields, también se postulan para dirigir Uber.

Y, por supuesto, también se barajan algunas de las figuras más destacadas de la meca de la tecnología, Silicon Valley. Así, Susan Wojcicki, consejera delegada de YouTube o Marissa Mayer, ex de Yahoo podrían convertirse en las responsables del futuro de Uber.

"Nombrar a una mujer podría enviar un fuerte mensaje dados los recientes problemas y sería una de las maneras más sencillas de establecer un sólido cambio cultural y alejarse de la mentalidad que caracterizaba a Kalanick", explica Jan Dawson analista de la firma Jackdaw Research.

También David Cush, ejecutivo de American Airlines; el co-fundador de Uber, Garrett Camp; Rachel Holt, directora de operaciones en América del Norte de la compañía, o Bozoma Saint John, director de marca de Uber se barajan entre los candidatos.

Aunque a primera vista el cargo podría resultar enormemente tentador para cualquiera, lo cierto es que el que resulte elegido tendrá que hacerse cargo de una herencia nada agradable.

Además de enfrentarse a la crisis reputacional que atraviesa Uber y que le ha provocado pérdidas en los últimos meses, también deberá dirigir la posible salida a bolsa de la compañía.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir