Digital

Ser CEO de Yahoo es, en realidad, un gran trabajo

Tras el despido repentino y de malas maneras de Carol Bartz, que hasta ayer mismo ocupaba el puesto de consejera delegada en Yahoo, el sillón de poder debe ser una de las posiciones menos envidiadas en estos momentos.

Yahoo, que una vez tuvo la llave de la publicidad display, ve ahora cómo su cuota de mercado se le escapa de las manos año tras año. De hecho, Google y Facebook venden ahora más anuncios de display que la empresa de Sunnyvale. Además, el acuerdo con Bing de Microsoft ni siquiera creó un murmullo en el sector.

A pesar de todo, Brian Sheehan de AdAge piensa que ser CEO de Yahoo tendría que ser una “bendición”. ¿Por qué? Porque los cimientos del negocio son sólidos como la roca. Yahoo está en una posición envidiable si lo mira desde la óptica adecuada y recalibra sus expectativas. Olvide la historia de la compañía porque nunca volverá a ser lo que fue. Hay más competidores en un mercado diferente, y han desplazado a Yahoo en su propio ámbito publicitario. Por ello, debe centrarse en sus dos ventajas competitivas más significativas: contenido y engagement.

Si echamos un vistazo a los nuevos datos que ofrece Nielsen en su informe Total Internet Audience, Facebook es el líder indiscutible con una audiencia de 159 millones al mes y un tiempo pasado en la web por persona (engagement) de 5 horas y 19 minutos. Yahoo está en un saludable segundo puesto, con un público de 149 millones y un engagement de 2 horas y 14 minutos. Google es el número tres con la mayor audiencia, 173 millones, pero sólo 1 hora y media de tiempo pasado en la plataforma.

Este honroso segundo puesto es un motivo de celebración, ya que Yahoo sigue teniendo una ventaja absoluta en tiempo pasado por persona en un anuncio de display. Además, es la única web de contenidos en el Top 3, por lo que le hace el rey en tres aspectos: contenido de calidad, tremendo alcance y publicidad display.

El despido de Bartz podría costar a Yahoo más de 10 millones de dólares

Sólo sumando el dinero en efectivo que debe la compañía a su anterior consejera delegada por haber terminado sin causa aparente un contrato a un año y medio de su finalización, y las acciones que le fueron otorgadas a Bartz al ser contratada, el coste del despido hubiera ascendido a un total de 10,4 millones de dólares si se hubiera efectuado en diciembre del año pasado, según apunta CNN.

Además, estas acciones valen ahora un 4,2% más tras conocerse la noticia del poco ortodoxo despido de la ejecutiva, por lo que el cese le va a salir a Yahoo mucho más caro de lo que pensaba.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir