Digital

En la sociedad postcrisis, escuche al neoconsumidor: es él el que marca la innovación

jose-maria-okean¿Hacia dónde nos llevan los procesos de transformación digital? Una cuestión que cada vez aparece con mayor frecuencia en el sector marketero. Y no es para menos.

La rapidez con la que llegan las tendencias y la fugacidad con la que muchas florecen y marchitan ha replanteado las bases de las estrategias con las que tan a salvo nos creíamos. Un camino incierto en el que la tecnología es la gran protagonista.

Ante este escenario lo único que podemos hacer es estar alerta si queremos captar la cada vez más distraída atención de unos consumidores cuyos hábitos han variado notablemente en los últimos tiempos. Motivo por el que hoy ponemos la vista en el Magnolia Amplify Madrid 2016.

Una jornada en la que se han dado cita numerosos expertos y profesionales para debatir sobre las consecuencias y oportunidades de los nuevos procesos digitales.

Uno de ellos ha sido José María O’Kean, economista que nos ha explicado cómo podemos crear valor en una sociedad postcrisis. Estamos ante una fotografía en la que la falta de competitividad ha hecho que países como España tengan que doblar sus esfuerzos para recuperar el nivel de actividad económica.

Tras la virulencia de la crisis y la consecuente recesión, la única forma de crear valor pasa por tener una nueva visión a través de la que entender el posicionamiento del consumidor, que actúa en nuevo escenario marcado por la fuerte presencia de lo digital.

Una fotografía en la que son los sistemas de información que permiten la interacción con estos neoconsumidores las bases para crear ese valor tan necesario.

Las claves para generar valor

"Actualmente España está metida en una rotonda". Siempre hemos contado con tres pilares económicos: construcción, industria y turismo. "La crisis es financiera y el problema es que España necesita financiación. Al no poder devaluar nuestra moneda solo nos queda aumentar la productividad, bajar los salarios y bajar los precios".

La consecuencia fue una caída en la construcción del 16% del PIB al 6%, cierre de empresas y aumento desmesurado del paro. "Podríamos tomar un camino de evolución tecnológico que no tomamos", ha explicado.

"Estamos en un mundo en el que se nos ha quedado muy marcada la austeridad desde el punto de vista del consumidor, proteccionismo del Estado y operación antiglobalización", apunta poniendo como ejemplo a Donald Trump o el Brexit.

Los sistemas de información y plataformas tecnológicas nos ayudan a generar valor. En el caso del turismo, podemos captar a los millones de turistas que recibe España cada año desde el mismo momento en el que hacen la reserva en sus países.

"El mundo ya no se mira desde la oferta sino desde la demanda. Este último concepto es el que marca la línea de actuación. Es el consumidor el que deja sus datos y nos ofrece todas las respuestas. Es el consumidor el que guía la innovación".

Los tres espacios

Tenemos que diferenciar tres espacios. El primero es la naturaleza que asociamos con vacaciones. El segundo la ciudad. Un mundo de ocio y consumo. Hay un equilibrio entre estos dos primeros estados del consumidor. Pero ahora nos encontramos con el tercer espacio: el digital. Un universo en el que cada vez pasamos un mayor tiempo.

El entorno digital es un espacio en el que tenemos que estar como empresas. El neoconsumidor no ha aparecido de repente. Procede de un consumidor de los años 60 que vivía en una sociedad muy estructurada y cerrada donde se introdujo un concepto clave: modernidad. Término impulsado por la tecnología.

El problema es que muchas de las promesas no se cumplieron dando lugar al postmodernismo. La consecuencia directa ha sido el hiperindividualismo. Un consumidor que mira por él que no quiere poseer cosas sino que quiere sentir y experimentar.

"No podemos configurar las empresas ancladas en los sistemas tradicionales de creación de valor. Hay que trabajarlas sobre el tercer espacio donde las tecnologías nos dan la nueva visión de ese neoconsumidor que vive en un mundo individualizado y de sensaciones".

"Tenemos que ir hacia un mundo donde el tercer espacio es la clave. Donde nos enfrentamos a un consumidor muy crítico que no perdona un fallo ya que está pendiente de todo lo que le llega a través de las nuevas tecnologías y plataformas", ha concluido.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir